PRD da por muerto el Pacto y convoca a las izquierdas a frente común

jueves, 12 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El PRD, el mismo partido que le dio vida al Pacto por México, ahora da por muerto el acuerdo político que le permitió al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto sacar adelante sus reformas estructuralmente, la última, la energética. Además, el dirigente nacional Jesús Zambrano anunció una serie de acciones que incluyen la creación de un frente común de grupos de izquierda –extendió la invitación a Morena—para revertir la reforma que, subrayó, tiene un carácter “excesivamente privatizador”. Reunido con periodistas de medios extranjeros, Zambrano Grijalva dijo que en un país como México, cuya mitad de la población está sumida en la pobreza extrema, la reforma aprobada representa “un combustible altamente inflamable” que se está regando por la sociedad y en cualquier momento puede encenderse. Ese carácter privatizador, dijo a la prensa internacional, “mató” al Pacto por México al que el PRD “no regresará” porque el PRI y el PAN violaron acuerdos contenidos en él, en particular el compromiso 54 referente a la reforma energética. Zambrano Grijalva sostuvo que en México los procesos privatizadores han sido un completo fracaso, “no han servido de nada al país” y puso como ejemplo la privatización del sistema telefónico, de los ferrocarriles y de la extranjerización de la banca, con lo que quedó demostrado que “los priistas han sido muy malos privatizadores”. No obstante, defendió que del Pacto salieron “cosas importantes para el país”, dio estabilidad política al país y se sacó adelante la reforma en telecomunicaciones que “tal vez sea la más significativa de todas porque se acabará con el duopolio televisivo y permitirá la libre competencia en el sector”. El dirigente nacional perredista aseguró que “los legisladores de la derecha calcularon muy bien” el momento para aprobar los “lesivos” cambios, que buscan despojar a la nación de su riqueza energética, en pleno inicio de las fiestas decembrinas, tratando de hacer que la gente se olvide de dicho atraco a la nación. Sin embargo, adelantó que los ánimos volverán a caldearse en enero de 2014 ya que para el día 31 de ese mes el PRD encabezará una gran concentración en la que confluirán diferentes organizaciones sindicales. La izquierda perredista, detalló, trabaja en la conformación de un frente nacional “para poner en el centro de las prioridades la recuperación económica y la soberanía del país”. Parte de ello será la consulta popular en 2015 mediante la que se preguntará a la gente qué tipo de reforma quiere. “Estamos preparándonos para que en 2015 haya una consulta popular, que el gobierno ni los partidos de la derecha podrán detener, pues al menos 70% de la gente piensa que reformar la constitución en materia energética va a dañar enormemente al país.” Además, dijo, se plantea celebrar reuniones junto con la Unidad Patriótica por el Rescate de la Nación –de la que son integrantes Mario Saucedo, Cuauhtémoc Cárdenas y el obispo Raúl Vera—para definir los acuerdos que frenen las reformas que tienen un carácter “excesivamente privatizador”. “Los cambios a los artículos 27, 28 y 35 de nuestra constitución, además de los 21 artículos transitorios que piensan modificar, van a cambiar para mal el futuro de México por muchos años. “Estas reformas van a terminar matando a Pemex y a la CFE, vamos a perder soberanía energética, que de por sí ya se había debilitado con los cambios constitucionales paulatinos que acrecentaron la enorme carga fiscal que actualmente tiene la paraestatal y que de ninguna manera van a fortalecerla como empresa rectora del Estado”, acusó Zambrano. El líder nacional perredista dijo estar completamente seguro que la izquierda logrará “tirar” la reforma energética con el apoyo mayoritario de la gente que participe en la consulta en 2015. Asimismo anunció que en los próximos días se interpondrá una controvertir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el proceso legislativo mediante el que se aprobaron los cambios en materia energética, que se hizo –afirmó—sin una revisión previa, sin ser dictaminados en comisiones, enviándolos a discusión directo al pleno y pasando por encima de la ley orgánica. “Todo ello hace que la reforma energética quede endeble jurídicamente”, sostuvo el dirigente perredista. Más tarde, al término de la caminata de 75 horas contra la reforma, que concluyó en la Columna de la Independencia, Zambrano llamó a simpatizantes y dirigentes del partido a no bajar la guardia, porque la lucha en defensa de los energéticos no será de unos días sino de muchos años. Afirmó que sus protestas contra la reforma energética seguirán en los Congresos Estatales y se postergarán hasta 2015. “No nos vamos a quedar cruzados de brazos”, advirtió. Acompañado por integrantes de la comisión política y Alejandro Camacho, secretariado nacional del PRD, el dirigente perredista comentó que el miércoles pasado inició contactos con los dirigentes de otras fuerzas políticas y grupos sindicales del país, entre ellos la Unión Nacional de Trabajadores que encabeza Francisco Hernández Juárez y partidos como el PT y Movimiento Ciudadano, a fin de integrar el frente de fuerzas progresistas en defensa de Pemex y el sector energético en general. Zambrano, extendió la invitación para unirse a la movilización al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que lidera el dos veces candidato presidencial de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, que ha rechazado sentarse con la dirigencia perredista. “Nosotros dirigentes del principal partido de la izquierda mexicana sí queremos sentarnos, estamos, como lo dijo el secretario general el día que fue al plantón de Morena en las afueras del Senado, estamos con la mano tendida para todos los que sin condicionamiento alguno quieran sumar fuerzas por el bien del país. “Los que no quieran, pues demostrarán que no quieren, pero vamos a caminar con todos los que sí quieren”, apuntó. Zambrano también anunció que un grupo de perredistas se quedarán en “plantón vigilante” en el Senado y en el Ángel de la Independencia para esperar los resultados de la Cámara Alta este viernes 13 y definir acciones. Por su parte, el senador Luis Sánchez, señaló por su parte que en los próximos días el PRD entregará una carta a los dueños de las transnacionales donde se explican los alcances del artículo 35 fracción octava que le da a la ciudadanía el derecho de realizar la consulta popular. “Irá acompañada de la firmas de 22 senadores (20 del PRD y dos del PT) y de 101 diputados perredistas, donde se les advierte el riesgo que corren de invertir en este momento en el sector energético de nuestro país que es difícil que antes de 2015 tengan asegurado algo, porque si en la consulta popular la gente dice que no, el gobierno federal la tendrá que acatar. “Hoy el PRI y el PAN nos ganaron con votos, pero en 2015 habrá millones de votos con los que derribaremos la reforma energética”, confió. El senador sostuvo que la reforma energética camina en sentido contrario a la tendencia mundial que apunta a que las naciones del mundo recuperen su soberanía sobre los hidrocarburos. Las compañías petroleras mundiales más exitosas en este momento, dijo, son estatales y no privadas, y actualmente Pemex ocupa el octavo lugar mundial entre las empresas estatales con mejores resultados.

Comentarios