Antes, los migrantes morían de hambre y frío; hoy mueren en La Bestia o por el crimen "autorizado"

viernes, 13 de diciembre de 2013
OAXACA, Oax., 13 diciembre (apro).-“México parece un campo dinamitado con tantas fosas clandestinas de migrantes asesinados por el crimen organizado”, aseguraron madres centroamericanas que forman parte de la Caravana “Emeteria Martínez” a su llegada a esta ciudad. Durante su participación en el Encuentro de Periodismo de Investigación “Rompiendo el silencio”, Rosa Reyes Santos, de Honduras, recordó que hasta hace algunos años los migrantes morían de hambre, frio y picaduras de víbora y “ahora si no es en La Bestia es por el crimen autorizado”. En nombre de las madres con hijos desaparecidos, Rosa dijo que ya “no queremos más muertitos, más huesitos, más cenizas; queremos encontrarlos vivos, porque vivos se los llevaron y vivos los queremos”. Acompañada por los sacerdotes católicos Alejandro Solalinde y Tomas González, de los albergues de migrantes “Hermanos en el Camino” y “La 72”, respectivamente, la hondureña destacó también que la complicidad de las autoridades con el crimen organizado éste ya es “crimen autorizado”. Anita Celaya, de El Salvador, denunció que “nuestros hijos han sido torturados, secuestrados, mutilados y han caído del tren. Salen con un sueño y en su tránsito por México viven una pesadilla”. La caravana está conformada por 42 madres originarias de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Eran más, pero algunas ya fallecieron y otras carecen de recursos para emprender el viaje. “Yo caí en una cama y mis hijos me levantaron, no puedo desistir ahora de estar denunciando y decidir qué paso con mi hijo, decir que ya no queremos fronteras porque las hizo el hombre y las inventaron los que tienen el poder, que quieren eliminar a los pobres de la tierra y quedar los poderosos”, dijo Anita.

Comentarios