Autoridades promueven y financian narcoferia en Chilpancingo

sábado, 14 de diciembre de 2013
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- El gobierno de Ángel Aguirre Rivero y la administración del alcalde priista Mario Moreno Arcos subsidian y promueven una feria que en lugar de fomentar la cultura y tradiciones, exalta la narcocultura en esta ciudad colapsada por los secuestros, extorsiones y asesinatos. A pesar de que la delincuencia tiene secuestrada a la ciudad y que públicamente comerciantes han denunciado la situación de terror que se vive en Chilpancingo, el ayuntamiento capitalino y el gobierno estatal aportaron poco más de tres millones de pesos del erario para financiar el festejo popular donde la principal atracción son grupos musicales procedentes del estado de Sinaloa que se dedican a cantar narcocorridos. Este domingo comienza formalmente la tradicional Feria de Chilpancingo que tiene su origen desde 1825 mediante un decreto del Congreso del Estado de México, emitido en la etapa histórica del movimiento de Independencia, donde se contemplaba que para su promoción, los comerciantes que acudieran no pagarían impuestos al estado y municipio. No obstante desde hace seis años, la Feria de Chilpancingo denominada de “Navidad y Año Nuevo” fue secuestrada por la delincuencia y los comerciantes ahora son extorsionados y en caso de que no paguen la cuota al narco, simplemente los expulsan de los terrenos de la celebración ubicados en los antiguos viveros de la colonia Los Ángeles, al oriente de esta capital. Incluso, durante la anterior administración municipal, el palenque de gallos fue suspendido por autoridades locales ante la grave crisis de inseguridad provocada por la narcoviolencia que desde entonces tiene asfixiada a la sociedad chilpancinguense. Sin embargo, desde diciembre de 2011, el gobernador Aguirre decidió reactivar el palenque de gallos y en la edición de este año, el elenco musical está copado por representantes de los narcocorridos sinaloenses que exaltan hazañas del cártel dirigido por Ismael El Mayo Zambada y Joaquín El Chapo Guzmán. El alcalde Mario Moreno sintetizó el sometimiento de las autoridades locales ante la delincuencia al señalar que “no es Batman, Supermán, ni el Llanero Solitario” para revertir los efectos de la narcoviolencia en la capital del estado. Incluso, el presidente del patronato de la feria, Arturo Zamora Gutiérrez, trabajador de Ricardo Moreno -el hermano del alcalde capitalino- ha reconocido públicamente que el caso de las extorsiones a los comerciantes que participan en el festejo es algo “normal” y “nadie lo puede evitar”. El comienzo formal de la narcoferia de Chilpancingo es este domingo con el denominado Paseo del Pendón, un recorrido de danzas que encabeza el estandarte municipal donde políticos locales placean a pie o montados en caballos que tienen un valor en el mercado de más de medio millón de pesos. La prensa local amordazada o cooptada por las autoridades gubernamentales, se limita a describir si éstas son ovacionadas por la ciudadanía en este día donde el mezcal y la cerveza circulan a raudales.

Comentarios