Promulga Peña decreto de reforma energética

viernes, 20 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).--Con la ausencia de dos de los firmantes del Pacto por México, Gustavo Madero, del PAN, y Jesús Zambrano, del PRD, el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la reforma energética en el patio principal del Palacio Nacional. Aclamado por los suyos, el mandatario cantó victoria ante gobernadores y su gabinete: “Este año, los mexicanos hemos decidido superar mitos y tabúes para dar un gran paso hacia el futuro. A través de sus instituciones democráticas, México se ha pronunciado en favor del cambio y la transformación”. Sin perder en ningún momento la sonrisa, Peña Nieto continuó con el festejo e inmediatamente presumió que la agencia Standard & Poor´s elevó la calificación de la deuda soberana de México: “Con esta reforma mandamos una clara y contundente señal de que México se está transformando en el Siglo XXI para bien de todos los mexicanos. Así se percibe ya en el exterior… Por ejemplo, el día de ayer una institución líder de información sobre mercados financieros, Standard and Poor’s (S&P), elevó la calificación de la deuda soberana mexicana. Agregó que S&P destacó “el parteaguas” que representa para nuestro país la reforma energética, que refuerza las expectativas de crecimiento de México en el mediano plazo. Ante los aplausos de los gobernadores presentes –los ausentes fueron el tabasqueño Arturo Núñez y el defeño Miguel Ángel Mancera--, y de legisladores federales y secretarios de estado, Peña fue más allá: “Comienza así una nueva historia para nuestro país. Hemos abierto las puertas de un futuro mejor para todos. La Reforma Energética beneficiará a los hogares, creará empleos y fortalecerá la soberanía nacional...Es tiempo de que los recursos energéticos del país sean un factor real de crecimiento, que se sienta y se note en la vida cotidiana de nuestra población. El Palacio Nacional fue cercado por un fuerte dispositivo de seguridad compuesto por elementos del Estado Mayor Presidencial y de la Policía Federal. Las calles Moneda, Correo Mayor y Corregidora fueron cerradas a la mitad, provocando un caos en el andar de la gente y vendedores ambulantes. El sol de mediodía caía a plomo. Mientras la mitad de la plancha del Zócalo fue ocupada como estacionamiento de las camionetas último modelo usadas por los invitados del presidente. La estación del metro Zócalo cerrada “por cuestiones de seguridad”. Adentro del histórico edificio colonial, quien estuvo también ausente en el discurso fue Lázaro Cárdenas, quien a finales de los años 30, expropió el petróleo, convirtiéndolo en un motor de desarrollo en el México institucional de aquellas épocas. Ni una cita de los presentes, referentes al general. Todos miraron al futuro. Ese suceso histórico se olvidó: El priísta Raúl Cervantes Andrade, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República lo sintetizó de la siguiente manera: “Hoy estamos en una revisión de un nuevo paradigma constitucional a punto de promulgarse. Sin duda, en mi visión, el más importante que se ha vivido las últimas décadas”. Añadió que “si extrajéremos el contenido constitucional que ya se aprobó por la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores y la mayoría de los Congresos locales, tendrían cinco principios, lo que rige el pensamiento constitucional inscrito en el capítulo económico en nuestra Constitución: Financiar al desarrollo, seguridad energética, eficiencia energética, interés público y diversificación de riesgo”. Mientras quien preside la Mesa Directiva en San Lázaro, el panista Ricardo Anaya fue más metafórico: “Y el mundo entero ha volteado su mirada hacia nuestro país…Dice una regla de oro en el alpinismo que cuando se ha alcanzado la cumbre, el festejo desmedido es muy peligroso, porque el oxígeno es escaso, y nuestro país conoce de festejos de fin de año que se han convertido en pesadilla de año nuevo. Sigamos audaces, pero prudentes, con los pies bien puestos en la tierra, construyendo el México moderno y de oportunidades con el que todos soñamos. Más: “No tengo duda, y ustedes tampoco deben tenerla, vienen tiempos mejores para nuestro país, porque el futuro le pertenece a los que se atreven a cambiar y en éstas extraordinarias fechas de convivencia con la familia podremos mirar a nuestros hijos a los ojos con plenitud interior, con la plenitud que da el deber cumplido. Los representantes de los poderes Legislativo y Ejecutivo se bañaron de alabanzas y no cesaban de repetir los beneficios de la reforma que ya fue publicada en el Diario Oficial de la Federación en la edición vespertina de este viernes. Todo marchó aparentemente bien en la promulgación de la reforma energética. Sin embargo, ya cuando los gobernadores y otros funcionarios salían de las puertas del Palacio Nacional que daban al Zócalo, un grupo de personas recargadas sobre el cerco de seguridad les gritaban: “Pinches ratas”, “la gente sufriendo y ustedes usando zapatos italianos, además vendiendo a nuestro país”, “Cínicos, corruptos, putos”. Los ojos de jóvenes, mujeres, hombres, ancianos eran de rabia contra los hombres del poder. Algunos alzaban cartulinas que rezaban: “agachados, traidores”, “si compraste la Presidencia, no vendas mi país”. Pero los funcionarios ni caso hicieron, sólo se apuraron a subir a sus camionetas de ocho cilindros.

Comentarios