Con 18 kilos menos, levanta ayuno detenido del 2 de octubre

miércoles, 4 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Dos meses en huelga de hambre no lograron modificar las condiciones del juicio que enfrenta Jorge Mario González García. Sin embargo, sus médicos finalmente lo convencieron de levantar el ayuno por los estragos que estaba causando a su salud. Luego de una pérdida de peso de aproximadamente 18 kilogramos, problemas gastrointestinales severos, una neurodermatitis crónica y un cuadro de debilidad preocupante por el agotamiento de sus reservas de grasa, los médicos Sebastián Ponce y Guillermo Selvas informaron que el martes 3, a las 19:00 horas, el exalumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) volvió a consumir alimentos. La suspensión de la huelga de hambre, iniciada el 7 de octubre pasado, fue dada a conocer esta tarde frente al Reclusorio Femenil de Tepepan, donde familiares y amigos de Jorge Mario mantienen un plantón para exigir su libertad. Nuria Ramírez, novia del joven detenido el 2 de octubre, cuando se dirigía a la marcha conmemorativa de la masacre de 1968, dio lectura a una carta enviada por Jorge Mario, en la que insiste en la injusticia de su caso y reprocha al gobierno capitalino la criminalización de que es objeto. González García fue aprehendido cuando se dirigía a la marcha, a bordo de un autobús de transporte público. De acuerdo con la acusación, el exalumno de la UNAM lanzó petardos que causaron daños a mobiliario urbano, propiedad privada y personas que circulaban por la zona, aunque no hubo denuncia que sustentara esos hechos. Por el contrario, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal determinaron que no había evidencia de tales daños. Como publicó Proceso en su edición 1933, a las dos audiencias a las que ha citado la juez Marcela Ángeles Arrieta no se han presentado a declarar los policías que presuntamente atestiguaron los hechos, y tampoco la Secretaría de Seguridad Pública de la capital ha aportado los videos de las cámaras de vigilancia con las que se podría confirmar o descartar la acusación, conforme solicitó la defensa. Nuria Ramírez informó este miércoles que en una reunión con la juzgadora, ésta les advirtió que de no asistir los policías a la nueva audiencia, convocada para el próximo martes 10, analizaría las medidas de apremio y una eventual multa a aquellos, pero no abrió la posibilidad de la liberación de su novio. Esta tarde los integrantes del plantón emitieron un pronunciamiento en el que denuncian la falta de voluntad política para dar solución al caso, así como la insensibilidad del gobierno capitalino ante la huelga de hambre de Jorge Mario, a quien señalan como “preso político”. De acuerdo con los entrevistados, las autoridades penitenciarias, aun en la Torre Médica del Reclusorio Femenil de Tepepan, presionaron constantemente a Jorge Mario para que abandonara su ayuno. Por separado, los médicos Ponce y Selvas señalaron que la atención médica que ha recibido el joven desde que inició la huelga de hambre ha sido aceptable. Sin embargo, luego de suspenderla el personal médico no le ha dictado una dieta adecuada a sus condiciones de salud. Pese a la falta de pruebas y la presentación de testigos, Jorge Mario González continúa preso. La Fiscalía argumenta que se cambió el nombre cuando fue detenido, razonamiento que también ha servido a la juez para mantenerlo en prisión. El exalumno del CCH Naucalpan y opositor a la llamada “Reforma de los 12 puntos” en la UNAM, hasta que fue expulsado, inició la huelga de hambre el pasado 7 de octubre, cuando se le dictó un auto de libertad bajo caución, pero al momento de llegar a las puertas del Reclusorio Oriente se le revirtió, debido a que la Procuraduría de Justicia capitalina apeló, y la juez Marcela Ángeles Arrieta aceptó considerarlo de “peligrosidad social” por su asiduidad a las marchas.

Comentarios