Cunde el temor entre vecinos de Hueypoxtla por material radiactivo

jueves, 5 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) reconoció que el cobalto-60 es una fuente "extremadamente peligrosa", aunque descartó que la población mexicana se encuentre en riesgo. En una nota de prensa emitida este jueves, luego de que las autoridades mexicanas recuperaron el material radioactivo que fue robado en Tepojaco, Hidalgo, el pasado lunes 2, el organismo explicó que con base en la información disponible “las autoridades mexicanas y el OIEA estiman que la ciudadanía está a salvo y permanecerá a salvo". La agencia nuclear de Naciones Unidas aseguró también que sigue en "estrecho contacto" con las autoridades mexicanas para asesorarlas en el protocolo de actuación que se debe seguir ante un accidente de este tipo. Señaló que las acciones tomadas hasta ahora en respuesta al descubrimiento de la fuente radioactiva “son apropiadas y siguen la guía del organismo para este tipo de eventos". De acuerdo con el OIEA, el cobalto-60 tiene una actividad de 3 mil curios (111 terabecquerelios) y está considerado de "categoría 1", una fuente "extremadamente peligrosa" para las personas. "Si este tipo de fuente no se maneja con las medidas de seguridad y protección adecuadas, puede causar daños permanentes a la persona que lo sujeta o que está en contacto con ella durante algunos pocos minutos. “Sería probablemente letal estar cerca de esta cantidad de material radiactivo desprotegido por un período de entre unos pocos minutos y una hora", añadió. No obstante, aseguró que no existe ningún riesgo de que las personas contaminadas por cobalto-60 puedan "contagiar" a otras. Libre de radiación, familia expuesta al material robado Por separado, la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS) informó que la familia que encontró el camión con el material radioactivo en Hueypoxtla, Estado de México, fue puesta bajo vigilancia. Más tarde, Protección Civil aseguró que los cinco integrantes de esa familia, así como 20 policías federales, estatales y municipales, quienes estuvieron en contacto con el contenedor hallado en esa localidad, resultaron libres de radiación. Hugo Cárdenas Vera, coordinador de Protección Civil de Hueypoxtla, detalló que la familia y los elementos policiacos  fueron traslados al hospital del IMSS de La Quebrada, en Cuautitlán Izcalli, donde les practicaron exámenes médicos. Agregó que la familia, entre ellos un menor de dos años de edad, fue regresada a su domicilio, excepto Mauro Moya Martínez, quien fue presentado ante el Ministerio Público Federal. Por separado, Mardonio Jiménez, director de supervisión operativa de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), señaló que no hay ningún riesgo para la población y pidió mantener la calma. “Hay un operativo de seguridad para que nadie se acerque” al lugar donde se halló el material radioactivo, dijo. Sobre las personas que abrieron el cabezal del equipo y transportaron el material –en este caso los sujetos que robaron el camión–, “con el tiempo que pasó ya deben empezar a sentir los efectos biológicos de la radiación”, apuntó. Ayer, el director general del organismo dependiente de la Secretaría de Energía, Juan Eibenshutz, manifestó que el material radioactivo fue manipulado, por lo que hizo un llamado a los presuntos delincuentes para que se presentaran cuanto antes a un centro hospitalario, debido a que corrían el riesgo de perder la vida por la exposición abierta a la radiación que tuvieron al momento de sacar el contenedor del camión. Además, detalló que la empresa contratada para transportar el material para radioterapia propiedad del IMSS (Asesores en Radiaciones SA) incumplió con todos los protocolos de seguridad, por lo que adelantó que se presentará una denuncia penal para deslindar responsabilidades. Se trata de 2 kilos 300 gramos de cobalto-60 que formaba parte de un equipo de radioterapia en desuso, detalló la directora de Comunicación Social de la delegación del IMSS en Baja California, Martina Martínez. Protestan vecinos Habitantes de las colonias Juárez y España del municipio de Hueypoxtla  exigieron a las autoridades municipales, estatales y federales información sobre el material radiactivo que se encuentra en un predio baldío a 1.5 kilómetros de distancia de sus viviendas. Con carteles y a gritos, pidieron que les informen si existe riesgo de contaminación por radiación.

Comentarios