Crece tensión en Ayutla; operan dos grupos antagónicos de autodefensa civil

viernes, 1 de febrero de 2013
AYUTLA DE LOS LIBRES, Gro. (apro).- La detención de tres hombres durante esta mañana en distintos puntos de este lugar evidenció la presencia de dos grupos de autodefensa armada que operan en esta franja de las regiones de Costa Chica y la Montaña. Uno de ellos es la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), organización fundada en 1995 a manera de autodefensa de los pueblos indígenas ante la ola de violencia e impunidad. El otro grupo de civiles armados es el movimiento ciudadano contra la delincuencia que surgió el 5 de enero en Ayutla y cuatro municipios más para enfrentar directamente a la delincuencia organizada. Este grupo de autodefensa forma parte de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), agrupación conformada por fundadores de la CRAC y quienes el jueves pasado instalaron un “tribunal popular” para someter a juicio a 54 personas por sus presuntos nexos con bandas delincuenciales. La lucha intestina entre los dirigentes de la CRAC y de la UPOEG está polarizando el ambiente de por sí tenso en Ayutla, y la agencia Apro documentó el siguiente caso que así lo indica. Esta mañana, "policías comunitarios" detuvieron, en distintos puntos del poblado de Ayutla, a tres hombres identificados como Julio César Meneses, un conocido médico veterinario, así como a Enrique Luna y el dirigente transportista Bonfilio Lucero. Los familiares de los detenidos acudieron al puesto de mando que mantienen los integrantes del grupo de autodefensa en Ayutla para exigir una explicación y conocer el motivo de las capturas. No obstante, los dirigentes del movimiento de autodefensa adheridos a la UPOEG rechazaron haber detenido a las tres personas y señalaron como responsables de esta acción a los policías comunitarios de la CRAC. Momentos después, los familiares confirmaron que las personas habían sido detenidas por integrantes de la CRAC. Todos fueron trasladados al poblado de Tonalá, municipio de Ayutla, donde permanecen en una casa resguardada por policías comunitarios. No obstante, dijeron desconocer las imputaciones o señalamientos que existen en contra de los tres retenidos, refirió uno de los familiares consultados por Apro. Los familiares de los tres detenidos reprocharon la omisión oficial, ya que este hecho genera incertidumbre entre la población, debido a que ya son dos grupos de civiles armados que están operando y realizando detenciones en este lugar donde es evidente la ausencia de autoridad. "Nosotros no podemos hacer nada porque ellos andan armados y nosotros también; si los detenemos, nos vamos a enfrentar", expresa uno de los coordinadores del movimiento de autodefensa de Ayutla entrevistado por Apro. La confrontación entre dirigentes de la CRAC y de la UPOEG se enmarca en un clima de ingobernabilidad en Ayutla, debido a que los grupos de civiles armados de ambas organizaciones han asumido las funciones de seguridad pública e impartición de justicia, desplazando de facto a las autoridades de los tres niveles en esta convulsionada zona de la Costa Chica. Durante el recorrido de Apro en esta zona se observó que la presencia de soldados y policías federales se limita a la instalación de retenes sobre la carretera federal, donde se mantienen como espectadores. Y mientras los policías comunitarios de la CRAC realizaban las detenciones a bordo de camionetas particulares en Ayutla, los integrantes del movimiento de autodefensa de la UPOEG recorrían la misma zona sin interferir en las acciones de los primeros; en tanto, la sociedad ayutleca quedó en medio de los excesos de los grupos de civiles armados y la indolencia gubernamental.

Comentarios