Indagan tortura contra policías que mataron a escoltas en Morelos

martes, 12 de febrero de 2013
CUERNAVACA, Mor. (apro).- La Comisión de Derechos Humanos del Estado (CDHE) inició una queja por posibles actos de tortura cometidos contra los policías preventivos detenidos y acusados de dar muerte a tres escoltas del titular de la Procuraduría General de Justicia de la entidad (PGJ), Rodrigo Dorantes, el pasado viernes 8 en esta ciudad. Lucero Villaseñor, titular del organismo, detalló que se abrieron dos quejas por los hechos acontecidos la media noche del pasado viernes, cuando elementos estatales persiguieron dos camionetas en una de las cuales viajaba el procurador Rodrigo Dorantes, junto con sus escoltas. La persecución terminó en un enfrentamiento, en el que perdieron la vida tres escoltas del procurador Dorantes. La queja de tortura, según la ombudsman, fue presentada por un elemento activo de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quien dijo ser compañero de los preventivos detenidos y acusados de los presuntos delitos de homicidio, intento de homicidio, lesiones y abuso de autoridad. En la relatoría, que quedó registrada en la queja 061/2013-1, el policía asegura que sus compañeros fueron sujetos a torturas, tratos crueles inhumanos y degradantes. “Los compañeros fueron pasados en fila india entre policías ministeriales. Los patearon y torturaron”, refirió un policía que pidió el anonimato. Al gobernador Graco Ramírez le dieron un término de cinco días naturales para que entregue a la CDHE un informe oficial de las detenciones Además, ordenó a la PGJE adoptar medidas precautorias para evitar actos de tortura, y salvaguardar la integridad física y psicológica de los detenidos involucrados en los hechos. La otra queja 064/2013-5, corresponde  a los familiares de los policías ministeriales muertos. Por separado, el secretario de Gobierno, Jorge Messeguer Guillén, se refirió al sobre bomba que fue dejado en las instalaciones del Instituto de Biotecnología  de la UNAM, unidad Morelos, y aseguró no se trató de una amenaza del crimen organizado, como declaró ayer el gobernador Graco Ramírez . “No está relacionado al contexto  estatal”, dijo el funcionario y añadió que se trata de grupos opositores a las investigaciones que se llevan a cabo científicos del Instituto. Messeguer Guillén precisó lo anterior después de sostener un encuentro con expertos en explosivos de la 24ª Zona Militar, quienes hicieron detonar el artefacto cuyos efectos, a decir del secretario de Gobierno, “no causarían daño a las personas”. Ayer a las 9:30 horas, personal del Instituto de Biotecnología de la UNAM encontró un sobre bomba dirigido al investigador Sergio Andrés Águila, al parecer de origen chileno. Al abrir el sobre amarillo, tamaño carta, se descubrió que contenía pólvora y un dispositivo eléctrico para hacerla explotar. De inmediato, las autoridades del Instituto dieron aviso a la Policía y ordenaron el desalojo de las instalaciones. Messeguer Guillén indicó que los expertos concluyeron que el sobre, efectivamente, contenía pólvora y un dispositivo rústico no detonante, que sólo se trataba de un simulador. E inscribió el hecho en una manifestación de grupos opositores a las investigaciones que realizan los científicos en el Instituto.

Comentarios