No fue el crimen organizado, sino hombre celoso el asesino de menor en NL

martes, 12 de febrero de 2013
MONTERREY, N.L., (proceso.com.mx).- Axel Antúan Landeros Reyes confesó que estranguló al niño Moisés Alejandro Juárez Rojas “para darle en la madre” a su progenitora, Petra Jovana Rojas Ramírez, quien había terminado su relación con él y empezado otra. El asesino de 19 años, quien actualmente se encuentra arraigado, confesó que se llevó al niño con engaños de su casa, en la colonia Las Sabinas, en Guadalupe, el pasado jueves 7 por la tarde, y en un terreno baldío de Benito Juárez lo asfixió apretándole el cuello con un brazo. Mediante una tarjeta informativa proporcionada hoy, la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) expuso que Landeros Reyes, soltero y originario de Monterrey, tenía antecedentes penales por el delito de daño en propiedad ajena, en el año 2009. En la exposición de hechos, la AEI explicó que el 7 de febrero, Petra Jovana acudió a la agencia primero del Ministerio Público, en Guadalupe, para denunciar la desaparición de su hijo Moisés Alejandro, quien cursaba el tercer año en la escuela primaria Frnacisco de Barbadillo y Vitoria, en Las Sabinas. La mujer señaló como posible responsable a su expareja, Axtel Antúan, un hombre al que calificó como muy celoso y de quien tenía tres semanas separada. El domingo 10 de febrero los agentes acudieron a las 20:00 horas al domicilio del señalado en la colonia Colinas del Sol, Benito Juárez, donde su madre les dijo que no se encontraba. Los elementos de la AEI hicieron guardia y lo abordaron cuando llegó a las 23:00 horas de ese día. En el interrogatorio, Landeros dio una versión inicial de los hechos: dijo que el jueves pasado a las 14:00 horas, mientras caminaba, fue abordado por cuatro ocupantes de una camioneta dorada cuatro puertas, quienes le dijeron que llevaban el cadáver del menor en la caja del vehículo. Los mismos hombres lo transportaron a un rancho abandonado de la calle Paseo de las Margaritas, de la colonia del mismo nombre, en Benito Juárez, y le ordenaron que arrojara el cuerpo en un pozo. Axel Antuán condujo a los agentes al lugar, donde encontraron el cuerpo de Moi. Ahí comunicó a los agentes que los remordimientos no le permitían conciliar el sueño y que no soportaba la presión a la que estaba expuesto por el crimen que había cometido, por lo que les reveló que él había privado de la vida al niño. Detalló que tres semanas atrás discutió por celos con Petra Jovana, con quien vivía en unión libre, porque ella había recibido una llamada por teléfono celular en la que se enteró que tenía otra relación. Ella agredió con un empujón a la que era su concubina, y la madre de esta corrió al hombre, quien antes de irse profirió una amenaza. El día del homicidio Landeros despertó a las 10:40 con la idea de matar a Moisés Alejandro. A las 13:00 horas acudió en bicicleta al domicilio de quien fuera su novia. Encontró al niño sentado en la banqueta, y lo invitó a recorrer el río Santa Catarina, para después pasar por su madre. El hombre regresó a su casa, en Benito Juárez, a dejar la bicicleta y después llevó al niño a un lugar conocido como “El Rancho Abandonado”, en la colonia Paseo de las Margaritas. Cuando iban caminando, sujetó al pequeño con el brazo derecho y lo ahorcó sin que hubiera resistencia. Cuando el menor se desvaneció, Axel lo despojó de la ropa y lo tiró a un pozo de 1.10 metros de profundidad. Cubrió el cadáver con una camisa negra que encontró en el lugar y con un tronco. Explica la tarjeta informativa: “Le quitó la vida al menor con la finalidad de ‘darle el la madre a su ex concubina’ Petra Jiovana esto por haber terminado la relación con él”. A las 14:10 llegó a su domicilio y a las 23:00 horas se refugió en casa de un tío. El viernes 8 de febrero a las 11:30 acudió a Televisa y en el noticiero del mediodía, en vivo, aceptó ser entrevistado para decir que se entregaba porque temía el interrogatorio. El inculpado fue interrogado y liberado ese día, pero el domingo, cerca de la medianoche, finalmente aceptó su culpabilidad y en los primeros minutos del lunes guió a los agentes al sitio donde estaba el cadáver del niño quien, según el análisis forense, murió por asfixia por estrangulamiento.              

Comentarios