Acribillan en Nuevo León a un fiscal federal y su hermano

lunes, 18 de febrero de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- Un fiscal federal y su hermano fueron encontrados masacrados en el interior de la cajuela de un automóvil, a un costado de la autopista a Nuevo Laredo, en el municipio de Ciénega de Flores, 40 kilómetros al norte de Monterrey. La delegación local de la Procuraduría General de la República (PGR) informó que uno de los fallecidos era Manuel Balmori Garza, subdirector de la dependencia en el sur de la entidad. La PGR informó que se desconoce la identidad del otro fallecido, aunque trascendió que era uno de los hermanos del fiscal federal, quien se desempeñaba como piloto aviador. El hallazgo fue dado a conocer simultáneamente al del supuesto ataque a las instalaciones de la delegación de la PGR en Escobedo el domingo por la tarde, un evento que resultó un falso reporte. Los cadáveres fueron encontrados en el interior de un auto Passat blanco con placas del estado, que se encontraba abandonado en un terreno baldío a un costado a la altura del kilómetro 42 de la autopista. El reporte fue dado a conocer ayer a las autoridades federales a las 17:00 horas por un informante anónimo. Balmori se desempeñaba desde hace algunas semanas como fiscal en el sur de Nuevo León, después de trabajar en el mismo puesto durante años en el estado de Tamaulipas. Una fuente de la PGR informó que el fin de semana la víctima solicitó un permiso para atender un asunto personal en Nuevo Laredo y cuando se dirigía a la frontera tamaulipeca fue interceptado por sus victimarios. Se investiga si otro de sus hermanos, quien trabaja en la Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo Laredo, había sido objeto de alguna agresión, motivo por el que los Balmori emprendieron el viaje. Sobre el reporte del supuesto ataque a sus instalaciones el domingo, la PGR precisó que hubo una llamada a una central de seguridad en la entidad, lo que provocó una intensa movilización policiaca hacia las instalaciones de la delegación sobre la carretera a Nuevo Laredo, en Escobedo, 20 kilómetros al norte de Monterrey. Los integrantes de diversas corporaciones acordonaron el lugar y efectuaron el barrido protocolario en el lugar sin encontrar indicios del ataque reportado.

Comentarios