"No veo a un Papa mexicano": arzobispo de Guadalajara

miércoles, 20 de febrero de 2013
GUADALAJARA, Jal. (apro).- El arzobispo de esta ciudad, Francisco Robles Ortega, uno de los tres cardenales mexicanos que participarán en el cónclave para elegir al sustituto de Benedicto XVI, aseguró hoy que no ve a ningún mexicano con posibilidades de convertirse en Papa. Eso sí, el sucesor de Benedicto XVI, quien dejará el cargo el próximo jueves 28, debe, dijo, estar abierto al diálogo y al mundo globalizado. En rueda de prensa, en la que anunció la celebración del Día del Seminario, el prelado aseguró también que él está contento de servir a la Iglesia católica donde Dios quiera. Robles Ortega, quien asumió el Arzobispado de Guadalajara el 7 de febrero del año pasado, no había querido hacer declaraciones sobre la próxima elección papal. A pregunta expresa de si le gustaría suceder a Benedicto XVI, respondió: “Si usted me pregunta: ¿Está contento de servir a la Iglesia en donde Dios lo tenga?, así sí le contesto: “En donde Dios me ponga yo estoy contento de servir a la Iglesia”. Enseguida dijo que el Papa que venga deberá estar abierto a los cambios del mundo globalizado y que el nuevo, más allá de su personalidad, también “deberá tener capacidad de dialogar con un mundo globalizado”. Robles Ortega consideró que “ya no es el mundo cerrado en cada ámbito, en cada nación, en cada país; es un mundo globalizado, es un mundo secularizado, no sólo esto por la fe cristiana o la fe católica. Todos los credos, de alguna manera, sufren” por los cambios, por la globalización. Sobre su fecha de salida a Roma para asistir al cónclave que elegirá al nuevo pontífice, dijo no saber cuándo lo hará porque no ha sido aún invitado, pero lo hará tan pronto sea requerido. Los otros dos cardenales mexicanos que participarán en la elección del nuevo Papa son Norberto Rivera, primado de la Ciudad de México, y Juan Sandoval Iñiguez, que todavía alcanzará a participar, toda vez que está a punto de cumplir 80 años, salvo que el cónclave inicie a partir de que él llegue a esa edad (el 28 de marzo), ya no podría ser elector en la sede pontificia.

Comentarios