Piden a Peña rescatar a mineros muertos y salvar a los vivos

miércoles, 20 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F., (proceso.com.mx).- Luego de que se anunció que la Procuraduría General de la República realizará un nuevo peritaje para evaluar el rescate de los restos de 165 mineros atrapados hace siete años en la Mina Pasta de Conchos, la organización de familiares y de derechos humanos integrada por los afectados advirtió que requiere una audiencia con Enrique Peña Nieto para que escuche la necesidad de cambiar las condiciones indignas de trabajo y de vida en ‘los pocitos’ de carbón de la Región Carbonífera de Coahuila, que han cobrado otras 159 vidas en ese lapso. “Enfatizamos al nuevo titular del poder ejecutivo y a su equipo que estamos ante una oportunidad inmejorable de revertir las condiciones indignas de trabajo y vida de la región carbonífera (…) llegó la hora de una salida integral para los mineros del carbón y sus familias. Solución integral para la que llamamos al concurso del gobernador del estado y de las secretarías federales implicadas”, indicaron en un comunicado. Las organizaciones Familia Pasta de Conchos, el Centro de Reflexión y Acción Laboral y el Equipo Nacional de Pastoral Laboral señalaron que Peña Nieto podrá honrar a los muertos salvando a los mineros vivos de cualquier nuevo accidente. En el séptimo aniversario del accidente ocurrido un 19 de febrero aplaudieron que Alfonso Navarrete Prida, nuevo titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, cumpliera su palabra de solicitar a la PGR un nuevo peritaje para evaluar la factibilidad de ingresar a Pasta de Conchos y rescatar los restos, a fin de dar consuelo de las familias. Mencionaron que la PGR confirmó que el pasado día 11 el procurador Humberto Murillo Karam recibió el oficio de la STyPS con el siguiente mensaje: “Me permito solicitar a usted que, si es posible, en el ámbito de las facultades de la procuraduría a su digno cargo (…) se evalúe la realización de un nuevo peritaje que diera mayor certidumbre sobre las posibilidades técnicas de realizar la recuperación de los cuerpos sin poner en riesgo la integridad física o la vida de los rescatistas y en su caso, dar continuidad a la averiguación previa correspondiente”. “Esa acción nos pone de nuevo en el camino del ejercicio de parte del Estado de sus facultades en pos de la verdad y la justicia (…) En siete años no hemos perdido la esperanza, y ésta hoy por hoy, se encuentra renovada. Hoy más que nunca, expresamos de corazón ¡A una voz, rescate ya!”, señalaron.

Comentarios