Disidencia magisterial advierte a EPN: no más cacicazgos

miércoles, 27 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Los dirigentes del Comité Ejecutivo Nacional Democrático del SNTE y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Artemio Cruz y Francisco Bravo, respectivamente, aseguraron que no permitirán que el gobierno de Enrique Peña Nieto pretenda imponer un cuarto cacique en el sindicato magisterial. En conferencias de prensa por separado, aseguraron que no saldrán a las calles a protestar por la detención de Elba Esther Gordillo, pero sí a manifestar su inconformidad contra la reforma educativa. Incluso, anunciaron que buscarán ampararse y no aplicarán la reforma en las escuelas. El secretario general del Comité Ejecutivo Nacional Democrático opinó que la captura de Elba Esther es una venganza política, mientras que Bravo opinó que el encarcelamiento de la profesora fue un acto de justicia que reafirmará su validez, dijo, siempre y cuando el gobierno de Peña Nieto no imponga al nuevo dirigente sindical. Ambos dirigentes coincidieron en que se investigue a fondo el destino de las cuotas sindicales de un millón 300 mil maestros agremiados al sindicato magisterial. Sobre los amparos que promoverán contra la reforma educativa, el dirigente de la CNTE dijo que los presentarán el 15 de marzo entrante, mientras que la SNTE democrática informó que ellos lo harán la próxima semana. En lo que sí se pusieron de acuerdo es que los maestros realizarán un paro de 48 horas en 22 entidades del país “Plantearemos un paro nacional indefinido antes de las vacaciones de Semana Santa. Vamos a caminar en la desobediencia civil. No permitiremos un cuarto cacicazgo. Si lo imponen habrá rebelión magisterial”, advirtió el moreliano Ortiz. Para Bravo “si se trata de un acto de justicia es un inicio para cambiar la vida de los sindicatos, pero si se trata de un ajuste de cuentas no vemos cambios en ningún lado”, percibió. Destacó que la detención de Gordillo ayer por la tarde es la confirmación de las múltiples denuncias interpuestas por la disidencia sindical en su contra y en contra de su grupo más cercano, entre los que identificó al actual secretario general, Juan Díaz.

Comentarios