Van por agresores de turistas; a una no la violaron por ser mexicana

martes, 5 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de Guerrero sostuvo que hay “indicios firmes” para dar con los responsables de la agresión contra 13 turistas españoles y una mexicana, perpetrada el pasado lunes 4 en Acapulco. De acuerdo con la procuradora Martha Elva Garzón Bernal, el móvil de los delincuentes fue el robo y “divertirse” con las mujeres españolas, de quienes abusaron sexualmente. La funcionaria estatal confirmó que fueron cinco sujetos armados y encapuchados los que amagaron a los 14 turistas –siete hombres y siete mujeres– en un bungaló ubicado en la zona de Barra Vieja. En entrevista con Radio Fórmula, afirmó que la única de las mujeres que no fue violada se salvó al identificarse como mexicana con los agresores. “Ella (la mexicana) comenta que se identifica con los hombres y les pide que no la violen y le dicen que había pasado la prueba por ser mexicana y de ahí es que, pues, no la tocan”, explicó. Respecto del móvil de la agresión, Garzón Bernal señaló: “Más que nada sí fue el robo, el llegar a divertirse. También sabemos que este grupo de jóvenes una vez también que cometen fechorías, empiezan a tomar botellas de mezcal” en el lugar de los hechos. Sin abundar en detalles, sostuvo que la PGJ cuenta con indicios para dar con los agresores. “Afortunadamente ya tenemos indicios firmes para dar con los responsables de este reprobable hecho delictivo”, subrayó. La procuradora guerrerense afirmó que está en permanente comunicación con el cónsul de España y que los turistas españoles agredidos ya no se encuentran en Guerrero. Peritos de la PGJ concluyeron los peritajes en la casa Banbaje, donde se hospedaban los turistas. Del lugar sacaron bolsas de plástico con almohadas, sábanas, toallas y botellas para analizarlos. En tanto, elementos de la Policía Estatal, Marina y Policía Ministerial realizan un operativo de vigilancia en colonias aledañas al poblado de Barra Vieja para dar con los responsables. Las autoridades colocaron dos filtros de seguridad sobre la carretera, una afuera de la casa que está a la orilla de la vialidad y la otra cerca del restaurante Gloria del Mar. Los marinos, en tanto, revisan los vehículos de las personas que transitan por la carretera.

Comentarios