Expediente Nicaragua: apelan sentencia supuestos periodistas de Televisa

jueves, 7 de febrero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Abogados de los 18 mexicanos, quienes se identificaron como periodistas de Televisa y fueron condenados a 30 años de prisión en Nicaragua, apelaron la sentencia para buscar su anulación o, en su defecto, reducir las penas al mínimo y que se les devuelva lo incautado. Encabezados por el abogado Ramón Rojas Urroz, los defensores interpusieron el recurso el miércoles pasado ante el Tribunal de Apelaciones de Managua, según informó la oficina de prensa de los juzgados de la capital nicaragüense. En su solicitud la defensa de los mexicanos pidió anular la sentencia dictada el pasado 18 de enero por el juez Edgard Altamirano, quien tras un juicio de cuatro meses condenó a los mexicanos a 30 años de prisión por los delitos de tráfico de drogas, crimen organizado y lavado de dinero. Rojas Urroz planteó un segundo escenario en caso de que el Tribunal rechace la anulación de la pena: imponerles la pena mínima a los mexicanos y devolverles lo incautado, es decir, los 9.2 millones de dólares que transportaban a bordo de seis camionetas rotuladas con logotipos apócrifos de Televisa. Según el escrito presentado en el Juzgado Noveno Penal de Juicio en Managua, la sentencia de Altamirano es “discordante” porque se permitió presentar “prueba espuria” dentro del juicio. Las pruebas a que hizo referencia Rojas, se refieren a las cartas firmadas supuestamente por Amador Narcia, vicepresidente de información de Televisa, que fueron presentadas por la Fiscalía. En su escrito el abogado también alega que no existe el delito de transporte internacional de droga por el que condenaron a los 18 mexicanos y que, afirma, nunca fue aprobado en el juicio. “Por la naturaleza del delito ya están condenados, no importa la prueba... ha nacido el principio de presunción de culpabilidad”, se lee en el escrito. Negó también la existencia de lavado de dinero porque las autoridades no demostraron en origen ilícito de los 9.2 millones de dólares que transportaban el 19 de agosto de 2012, cuando fueron detenidos en el puesto fronterizo Las Manos. Por si fuera poco, la defensa de los mexicanos alega vicios de nulidad en el proceso, como la detención ilegal de sus clientes ya que fueron detenidos el 19 de agosto y los presentaron ante el juez hasta el 23 del mismo mes.

Comentarios