Muerte de "El Gordo" Garibay desatará choque entre cárteles, advierte Stratfor

viernes, 1 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El grupo de análisis e inteligencia privada Stratfor advirtió que el asesinato de José Manuel Garibay Félix, El Gordo, líder de la organización criminal conocida como Los Garibay, podría desencadenar un choque entre el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el grupo delincuencial denominado Federación de Sinaloa. En un texto en el que analiza el panorama después del homicidio de El Gordo Garibay –cuyo grupo opera principalmente en los municipios de Mexicali, Baja California, y Puerto Peñasco, Sonora–, la consultora detalla que el escenario de la confrontación entre CJNG y Federación Sinaloa sería el noroeste de México, “donde el sindicato con sede en Jalisco intenta mantener sus rutas de tráfico a través del territorio de Sinaloa”. Añade que si la reciente muerte del líder de un grupo aliado criminal obstaculiza las operaciones del Cártel de Jalisco Nueva Generación en la región, “la violencia probablemente se intensificará en tanto que el cártel busca formas alternativas para asegurar el flujo de su producto a Estados Unidos”. El pasado 23 de febrero, las autoridades hallaron el cuerpo de El Gordo Garibay Félix –semidesnudo, con indicios de tortura y una herida de bala en la cabeza– al lado de una carretera cerca de Guadalajara, Jalisco. Según Stratfor, el grupo de Los Garibay hizo posible que el CJNG opere en territorio controlado por la Federación de Sinaloa, que agrupa a varias organizaciones de narcotraficantes, entre ellas la de Joaquín Guzmán, El Chapo. La consultora puntualiza que el grupo de Los Garibay se alió recientemente con el CJNG, un exaliado de la Federación de Sinaloa que en 2012 expandió sus operaciones en Jalisco, Guerrero, Michoacán, Colima, Veracruz y Quintana Roo, entre otras entidades federativas. El grupo de Jalisco, sostiene, es visto ahora como un rival de la Federación de Sinaloa. El estudio de la consultora agrega que el CJNG se basa en las relaciones operativas con grupos más pequeños y localizados en el noroeste de México para el transporte de sus productos a través del territorio de Sinaloa. Y en La alianza con el cártel de Los Garibay, dice, destaca una ruta a través de los estados de Sonora y Baja California. De acuerdo con Stratfor, el de Los Garibay no es el único grupo criminal local activo en la región de Mexicali. Además de sus propias operaciones de tráfico, la Federación de Sinaloa se apoya también en grupos delictivos locales en los estados de Sonora y Baja California para facilitar el transporte de drogas ilícitas hacia Estados Unidos. A mediados de 2012, Los Garibay y una red local de Sinaloa se enfrentaron en una guerra territorial en Mexicali, lo que según Stratfor llevó a “un ligero aumento” de la violencia relacionada al narcotráfico en la región. Desde entonces, la violencia relacionada con la fractura se ha producido principalmente en el estado de Jalisco, donde Nueva Generación defiende su territorio de varios grupos alineados con la Federación de Sinaloa, incluidos Los Caballeros Templarios, el cártel del Golfo y Los Coroneles. Stratfor subraya en su escrito que está por verse en qué medida las operaciones del CJNG serán afectadas por el asesinato de Garibay, pero es improbable, apunta, que limite su capacidad para operar en la región, y en cambio puede propiciar mayores niveles de violencia en el norte de Sonora y los estados de Baja California, ya que “no tendría más remedio que buscar formas alternativas de transportar su producto de manera segura, sea mediante la contratación de más bandas en la región o mediante el uso de sus propios ejecutores”. El análisis también destaca que en febrero de 2012 el Ejército Mexicano tenía identificadas a seis organizaciones criminales que se disputan Jalisco para la siembra, producción y tráfico de estupefacientes: los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, La Resistencia, Los Templarios, La Familia y los Beltrán Leyva.

Comentarios