"El Ejecutivo ya no otorgará ni revocará concesiones": EPN

MÉXICO, D.F. (apro).- El otorgamiento de concesiones de radiodifusión y telecomunicaciones ya no será una decisión presidencial, se realizará a través de un diseño institucional que permitirá que la asignación se haga mediante criterios técnicos, no políticos, aseguró hoy el presidente Enrique Peña Nieto. Al presentar la iniciativa de reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, el mandatario delineó tres apartados en los que agrupó el derecho a las telecomunicaciones como inherente a los de libertad de expresión y acceso a la información; la renuncia del Ejecutivo a otorgar discrecionalmente las concesiones y una serie de criterios para incentivar la competitividad en el sector. La iniciativa prevé abrir a la inversión extranjera el sector; crea un nuevo organismo regulador y, establece normas de gratuidad para competidores en desventaja frente a las grandes empresas. También se anunció que se concesionarán dos nuevas cadenas de televisión abierta, en cuya licitación no podrán participar empresas que tengan concesiones por 12 megahertz o más; en otras palabras, Televisa y TV Azteca. “La competencia detona procesos de inversión e innovación, fomentando así el dinamismo económico y social de las naciones. Por ello, el de las telecomunicaciones es uno de los ámbitos más importantes, donde deben prevalecer condiciones de competencia”, dijo. Con la notoria ausencia de los magnates de las telecomunicaciones y del duopolio televisivo, aunque eso sí, la presencia en pleno de los legisladores integrantes de la llamada “telebancada”, Peña Nieto expuso que la reforma tiene como motivación elevar la calidad de vida de los ciudadanos y que las concesiones que otorga el Estado deben servir al país. Entonces se refirió a los empresarios: “La reforma representa desafíos para las empresas del sector, pero también les abre nuevas oportunidades. A partir de esta reforma tendrán posibilidad de crecer, pero para conseguirlo tendrán que invertir e innovar, mejorar su tarifas y elevar la calidad de sus servicios”. El mandatario también explicó el sentido de la reforma en tres aspectos: asegurar la cobertura universal, mejorar los precios y tener calidad en los servicios y contenidos. Como ocurrió con la presentación de la iniciativa de reforma educativa, el pasado 10 de diciembre, Peña Nieto reconoció de manera implícita que, también en materia de telecomunicaciones, el Estado había perdido la rectoría sobre el sector. Luego de considerar que no tener acceso a las telecomunicaciones constituye una nueva forma de analfabetismo y exclusión social, el mandatario expresó: “De ahí la importancia de que el Estado establezca y haga valer su rectoría en este sector estratégico”. Producto del llamado Pacto por México, las referencias a los consensos y el acuerdo al que se llegó para integrar el paquete de reformas, fue un común denominador entre los participantes, incluido Peña Nieto. La intervención del presidente fue precedida por numerosos oradores: los dirigentes de los partidos políticos y sus respectivos coordinadores parlamentarios en la Cámara de Diputados. De los coordinadores parlamentarios, hicieron uso de la palabra Arturo Escobar y Vega, del PVEM; Silvano Aureoles, del PRD; Luis Alberto Villarreal, del PAN y Manlio Fabio Beltrones, del PRI. Además, los dirigentes, César Camacho Quiroz, del PRI; Jesús Zambrano, del PRD y, Gustavo Madero, del PAN. Los representantes partidistas fueron precedidos a su vez por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, quien explicó las líneas generales del contenido de la iniciativa. Ruiz Esparza sostuvo que la iniciativa se plantea crear el Instituto Federal de Telecomunicaciones, que será integrado por siete comisionados y que, asumirá en el sector, las facultades que actualmente tienen la Comisión Federal de Telecomunicaciones y la Comisión Federal de Competencia. Los comisionados del nuevo organismo, de ser aprobado, serán electos a propuesta del titular del Ejecutivo Federal, luego de que una comisión integrada por los titulares del Banco de México, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística y, el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, los evalúe. Después, deberán ser ratificados por el Senado y permanecerán en el cargo nueve años. Entre las medidas que se proponen en la iniciativa, destaca que los concesionarios de televisión abierta deberán de permitir la retransmisión íntegra de su señal de manera gratuita y sin discriminación, en tanto, los concesionarios de televisión de paga deberán transmitir las señales de televisión abierta sin costo para los suscriptores. Además, se incluyen medidas, como la de elevar del 49 al 100% las inversiones extranjeras en telecomunicaciones y comunicación vía satélite, así como de cero a 49% la inversión extranjera en radiodifusión, entre otras.

Comentarios