Acusan a alcaldesa de Monterrey de favorecer al 'Zar de los casinos'

martes, 12 de marzo de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- Empleados del casino Miravalle Palace, uno de los clausurados en esta ciudad, cerraron simbólicamente el centro de apuestas Palmas Miravalle, propiedad de Juan José Rojas Cardona, El zar de los casinos, quien, acusaron, ha sido favorecido por la alcaldesa panista Margarita Arellanes Cervantes. Simultáneamente, otros trabajadores se manifestaron frente al palacio municipal para exigir a la autoridad la reapertura de su fuente de sustento. El representante de los empleados de los 10 casinos cerrados la semana pasada, Félix Coronado Hernández, se reunió luego con Sandra Pámanes, secretaria del ayuntamiento, en un intento por resolver el problema de los desocupados. Pámanes Ortiz advirtió que los cierres decretados el 27 de febrero son definitivos y rechazó que el ayuntamiento favorezca a El zar de los casinos. Afirmó que el Crystal Palace es propiedad de Rojas Cardona. Cerca de las 13:00 horas, unos 50 trabajadores desplegaron una manta en el exterior del casino Palmas Miravalle, ubicado en los locales 1104 y 1106-A de la colonia San Jerónimo, en la avenida San Jerónimo de Monterrey, en la que se leía: clausurado. “Estamos pidiendo la clausura voluntaria del Palmas Miravalle. No se nos hace justo que ellos estén laborando y nosotros no. Vamos para 15 días (sin trabajar) y estamos en la incertidumbre, queremos saber qué va a pasar, queremos que esto sea parejo”, dijo una empleada entrevistada en el lugar. Además, señaló que en el establecimiento clausurado hay 520 personas que se quedaron sin su fuente de trabajo. A la misma hora, en el centro de Monterrey, un centenar de empleados realizó una protesta en la planta baja del palacio municipal. Los inconformes portaban cartulinas que decían: “Alcaldesa: Miravalle Place apoya a madres solteras y estudiantes trabajadores”, “Alcaldesa, no nos dejes sin trabajo”, “Alcaldesa, somos mujeres como tú, necesitamos dar de comer a nuestros hijos”. Sandra Pámanes rechazó que el municipio dé preferencia a algunos establecimientos que continúan abiertos. “Lo niego rotundamente. El Crystal Palace es uno de esos casinos clausurados (…). Aquí no hay favoritismo, no se actúa con parcialidad. La ley se está aplicando tal cual y sin ningún sesgo hacia ningún establecimiento. “Actuamos con base en la documentación de la Secretaría de Desarrollo Urbano y que establece que no puede funcionar un negocio si carece de documentación”, dijo. Este miércoles 13 vence el plazo para que los centros de apuestas clausurados presenten su respectiva documentación y posteriormente iniciará el proceso del cierre definitivo. Hasta ahora, informó, ningún local ha presentado papelería para impugnar la resolución municipal contra las casas de apuestas que carecen del permiso de la Sedue local.

Comentarios