Narco pega al campo e inhibe producción agrícola: Sagarpa

miércoles, 13 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, aceptó hoy ante diputados que el crimen organizado ha inhibido la producción agrícola, sobre todo en zonas del norte, centro y Bajío del país. Además, reveló que, al revisar el padrón de programas de subsidio al campo, entre ellos Procampo, se ha detectado la entrega de apoyos a dueños de predios donde ahora se ubican unidades del Infonavit, parques industriales e incluso campos de golf. Durante la comparecencia del funcionario ante las comisiones de Agricultura y de Desarrollo Rural, el diputado Ricardo Monreal preguntó al titular de la Sagarpa si esa dependencia cuenta con un plan de emergencia para rescatar a los productores de maíz, frijol, cítricos, cafeticultores y cañeros. El legislador del Movimiento Ciudadano (MC) cuestionó además si se hará una revisión de esos subsidios, y cómo se enfrentarán los problemas de comercialización. Sin embargo, también inquirió sobre cuál ha sido el impacto que ha generado el crimen organizado entre los productores del campo. En respuesta, Martínez y Martínez admitió que el crimen organizado ha sido un inhibidor de la producción agroalimentaria: “Hay productores que pueden producir más y que no lo hacen por los riesgos que se viven en el campo, tanto en ranchos ganaderos del norte como del centro y del Bajío”, reconoció. Sobre los subsidios, Enrique Martínez dijo que “estamos realizando una depuración y viendo qué es lo que podemos rescatar y cómo le cambiamos a este programa su esencia para hacerlo, más que de subsidio, uno de estímulo y apoyo a la producción”. Enseguida reveló que se han encontrado predios registrados en el padrón de apoyos que en realidad funcionan como “unidades del Infonavit, parques industriales e incluso campos de golf… Eran antes parcelas, pero nadie las da de baja, no hay una actitud de actualización permanente en el padrón y va quedando un rezago que estamos tratando de eliminar”. Después de 12 años de funcionamiento de las llamadas “reglas de operación” impuestas por el panismo, el titular de Sagarpa aceptó que éstas representan “un obstáculo para los campesinos” y por ellos se buscarán los medios que eviten la corrupción y den transparencia en el uso de los recursos para el campo. Por otra parte, calificó la situación del campo como “bipolar”, pues exhibe dos contrastes: “Tenemos productores de clase mundial con los mejores indicadores de competitividad internacional y millones que están con insuficiencia de todo, que no tienen tecnología u organización. Están alejados de cualquier situación de competitividad”. Martínez y Martínez consideró que el principal problema es que México está inmerso en un modelo económico rebasado, pues “es más estabilizador que de crecimiento”. Además, ese modelo ha concentrado la riqueza y ha hecho que la distribución no sea justa y equitativa. “Es un crecimiento dependiente, pues seguimos dependiendo del comercio con Estados Unidos y de las importaciones, cuando tenemos la capacidad en el campo de producir los alimentos que demanda la población”, afirmó. También dijo que actualmente se importa entre 42 y 43% de lo que se consume; tan sólo de arroz se importa 80%, ejemplificó. En la ganadería, indicó el titular de la Sagarpa, la sequía prolongada y los precios en el mercado hacen que vaya a pique la producción del sector.

Comentarios