Espaldarazo de la UNESCO a la reforma educativa

viernes, 15 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- A pesar de admitir que desconoce el proceso de comunicación interna y las razones por las cuales miles de maestros se oponen a la reforma educativa e insistir en que son cuestiones sindicales, la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Irina Bokova expresó el apoyo incondicional de ese organismo a la propuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto. En su visita por México, Bokova sostuvo esta mañana un encuentro con Emilio Chuayffet, secretario de Educación Pública, quien le confirmó la decisión del nuevo gobierno de volver a establecer un representante de México ante la UNESCO. Hay que recordar que el último representante fue el escritor Homero Aridjis, pero el gobierno de Felipe Calderón decidió cerrar la oficina en París, argumentando razones presupuestales, por lo cual la legación quedó a cargo del embajador de México en Francia, Carlos de Icaza, ahora subsecretario de Relaciones Exteriores. A su vez, Bokova le expresó su voluntad de acompañar la reforma educativa y poner al acceso de los funcionarios mexicanos las experiencias internacionales y regionales de otros países, en la materia. Posteriormente, la funcionaria dictó la conferencia magistral “Educación ante todo. Una educación de calidad para todos como motor del desarrollo económico y social”, en el salón Morelos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, en donde afirmó que la UNESCO está “profundamente comprometida” en el establecimiento de una nueva agenda global para el desarrollo, en la cual se debe garantizar equidad para que haya acceso por igual a la educación y al “entrenamiento” para tener oportunidades. La educación, agregó, debe enfocarse hacia la calidad a fin de elevar las habilidades de los maestros para orientar el poder de las tecnologías de la información y la comunicación; asegurar contenidos “relevantes para poseer las habilidades apropiadas”; promover la paz, la ciudadanía global, propiciar la solidaridad, reforzar la educación en derechos humanos y diseñar nuevos valores para la sustentabilidad. Y a decir suyo, en todo esto “reside la importancia” de la reforma impulsada por Peña Nieto pues “subraya la importancia de la evaluación y la administración educativa” y por esa razón la UNESCO “valora esa visión y apoya plenamente estos esfuerzos”. Al término de su conferencia, la funcionaria de origen búlgaro tuvo un encuentro con los medios de comunicación, que le preguntaron su opinión sobre la movilización de los maestros de buena parte del país en contra de la reforma. Argumentó que “cada reforma es algo difícil”, no sólo en México sino en otros lugares y que a ella no le corresponde dar consejos al gobierno (aunque insistió en su apoyo) pues “sabe muy bien a dónde quiere ir y cómo comunicarse con la sociedad… Desde el punto de vista de la UNESCO, estamos convencidos de que una reforma de calidad debe involucrar a los docentes y de que es del interés de los docentes mismos tener una formación de calidad, el respeto de la sociedad y también algunas reglas o estándares mínimos para ser evaluados y tener después la posibilidad de desarrollarse en su profesión”. Aunque existe un informe realizado hace dos años por el relator en materia de educación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vernor Muñoz, en el cual se habló del estado de la educación en México y de la “extraña” simbiosis entre la SEP y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), como un factor de detrimento, la funcionaria insistió en que no conoce los detalles de la situación de los maestros en México: “Yo veo un debate muy dinámico, un interés enorme de parte de toda la sociedad hacia la educación, una agitación, un dinamismo. Para mí es una señal muy positiva que finalmente la educación sea el centro de la agenda política de México, me parece muy importante y lo demás me parece que se puede discutir y través del proceso democrático.” Finalmente a la pregunta de si hará un espacio en su agenda para escuchar los argumentos de los maestros que se oponen a la reforma, respondió que la UNESCO no es juez o árbitro de un proceso, y que solamente ha compartido su experiencia con México, pero la responsabilidad es del gobierno, sin embargo, insistió: “Desde nuestro punto de vista es una reforma importante, es una reforma histórica y que nosotros quisiéramos apoyar y acompañar, todo lo demás --como he dicho-- es una responsabilidad del gobierno, no somos ni jueces ni árbitros en este sentido.” Bokova se reunió también con el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro Robles, con quien habló de las cinco Cátedras UNESCO que hay en la casa de estudios, así como de la declaratoria de Ciudad Universitaria como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en 2007.

Comentarios