Detienen a "El Diablo", presunto autor de masacre en un bar de Cancún

domingo, 17 de marzo de 2013
CANCÚN, Q.R. (proceso.com.mx).- La Policía Preventiva Municipal (PPM) detuvo a un capo del cártel del Golfo y exintegrante de esa corporación, acusado de ser uno de los autores intelectuales del homicidio del subsecretario de Conflictos de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, Francisco Achach Castro, sobrino de la exalcaldesa de Cancún, Magali Achach, y de otras seis personas en el bar La Sirena, en la colonia popular. El procurador Gaspar Armando García Torres informó que esta madrugada la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (SMSPT) puso a disposición de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado al exagente Héctor Cacique Fernández, El Vito, Félix y/o El Diablo, de 27 años y a su chofer Maximiliano Ezequiel Millán González, de 20, “por ultrajes a la autoridad”. De acuerdo con García Torres, El Diablo, que ahora era instructor de sicarios, y su chofer fueron detenidos a las afueras de un bar de la zona hotelera por ultrajes a la autoridad. Este sujeto, precisó el procurador, había recibido entrenamiento en la Ciudad de México. Según el titular de la Procuraduría, en el interrogatorio El Diablo confesó participar en la organización para “darle piso” a Achach Castro, quien fue ejecutado por órdenes de El Apá, jefe de la plaza del cártel del Golfo. “Era una deuda directa con el jefe de esta plaza”, dijo el detenido durante una rueda de prensa poco después del mediodía. “Que se había pasado de vivo, le debía dinero a El Apá”, agregó García Torres. Según el funcionario, El Diablo fue policía municipal y luego fue reclutado por Los Zetas para ser instructor; esta tarea la hacía en la comunidad de Francisco May, en la zona continental del municipio de Isla Mujeres. Pero además tenía la función de cobrar cuotas de las extorsiones de bares y discotecas, derecho de piso en “la ciudad” y zona hotelera, entre 15 mil y 20 mil pesos mensuales. Inicialmente, uno de los lugartenientes de El Apá, El Caballo, le dio instrucciones a El Diablo de ejecutar a La Barbie. Sin embargo, la orden cambió y la instrucción fue que la ejecución la llevara a cabo Roger Gabriel Alfaro Pacheco, El Humo, jefe de sicarios de El Apá. Sin embargo, agregó el procurador, en la acción para ejecutar a La Barbie, El Humo perdió el control, “se alocó” y disparó “un cuerno de chivo” a discreción en el bar La Sirena. García Torres señaló que aún se investiga el origen de la deuda por la que El Apá ordenó asesinar a La Barbie, pero abrió la posibilidad de que este líder taxista también esté involucrado con la delincuencia organizada. “Fue una encomienda directa en razón de que le debía a El Apá y pudiéramos pensar que son asuntos vinculados a delincuencia organizada”, dijo García Torres, quien fue presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos. Sin embargo, mencionó que El Diablo no pudo precisar el número de sicarios que participó en la ejecución de La Barbie y de otros seis parroquianos de La Sirena. Apuntó que El Humo estaría involucrado en otras cuatro ejecuciones. Por otra parte, señaló que esos presuntos delincuentes, quienes se sabía pertenecían a Los Zetas, ahora sus claves están relacionadas al cártel del Golfo. En las fotografías proporcionadas por la SMSPT y la PGJ los detenidos aparecen con huellas de haber sido golpeados.

Comentarios