Publican nuevo código de conducta de la Sedena

martes, 19 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) publicó hoy en el Diario Oficial de la Federación su nuevo Código de Conducta que incorpora una visión de servicio con perspectiva de género y derechos humanos, entre otros objetivos. Dicha normatividad define los fundamentos de comportamiento ético aplicable a las actividades que se desarrollan en la Sedena y  contiene las normas mínimas de comportamiento y su compromiso para cumplirlas. El propósito es, dice el documento, “orientar la actuación de los servidores públicos de la Secretaría de la Defensa Nacional, en el desempeño de sus empleos, cargos o comisiones ante situaciones concretas que se les presenten y que deriven de las funciones y actividades propias de esta dependencia”. Asimismo, “prevenir y abatir las prácticas de corrupción e impunidad para impulsar la mejora de la calidad en la gestión pública, que aseguren a la ciudadanía certidumbre en cuanto a las actividades de las Instituciones de Gobierno, la calidad de sus servicios y un cambio de actitud en los servidores públicos, para acrecentar su profesionalización y honestidad en el ejercicio de sus funciones”, señala el documento. El documento incluye los valores contenidos en el código de ética de los servidores públicos de la administración pública federal, publicado en el DOF  el 31 de julio de 2002: bien común, integridad, honradez, imparcialidad, justicia, transparencia, rendición de cuentas, entorno cultural y ecológico, generosidad, igualdad y respeto. Además, el Código de Conducta de la Sedena deberá observar otros valores específicos. Uno de ellos se refiere a la actuación de los servidores públicos apegada a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. Al respecto, el documento señala que los servidores públicos de la dependencia tienen la obligación de “promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad; así como las normas del Derecho Internacional Humanitario”. Los servidores públicos, añade, deberán apegarse a los principios constitucionales de legalidad, eficiencia, profesionalismo y honradez, conocer el sistema jurídico mexicano vinculado con los Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario y asegurar su buen desempeño. Los militares, según el código, deberán “conducirse siempre con apego al orden jurídico y respeto a los derechos humanos, con absoluta imparcialidad, sin discriminar a persona alguna por su raza, religión, sexo, condición económica o social, preferencia sexual e ideología política. “Observar un trato respetuoso con las personas, absteniéndose de cometer actos arbitrarios. “El personal militar portará permanentemente las cartillas de Derechos Humanos y la de Derecho Internacional Humanitario”, enfatiza. De acuerdo con el Código de Conducta, los militares también tendrán que cumplir sus funciones con perspectiva de género, eliminando las diferencias que pudieran existir entre las y los servidores públicos, atendiendo los principios de igualdad, justicia y no discriminación. “Los servidores públicos de la Secretaría de la Defensa Nacional, en el desempeño de su cargo o comisión, deberán manejar un lenguaje incluyente, propiciar un trato ecuánime y de oportunidad al personal de mujeres y hombres. “Las actividades sustantivas que desarrollen los servidores públicos con motivo de sus funciones se orientaran en el marco de oportunidad tanto para las mujeres y los hombres por igual, tomando en consideración como única diferencia sus capacidades físicas derivadas de su persona” señala el documento. Otros valores específicos aplicables a los funcionarios de la Sedena son: conocimiento y observancia de la normatividad, actuación en el cargo, empleo o comisión; manejo, distribución y ejercicio de los recursos; captación y atención de las peticiones, quejas y denuncias de la sociedad. También espíritu de compañerismo entre servidores públicos de la Sedena; manejo responsable y transparente de la información; mejoramiento ecológico; compromiso y actuación con la ciudadanía; preservación de la salud e integridad física; vocación de servicio y mejora continua. Y respeto mutuo y coordinación con las dependencias y entidades de la administración pública federal; obligación de educar, difundir y capitalizar el conocimiento y aplicación de la lealtad, como norma institucional primaria La publicación del documento obedece a la obligación de todas las dependencias federales de emitir su propio Código de Conducta con base en los "lineamientos generales para el establecimiento de acciones permanentes que aseguren la integridad y el comportamiento ético de los servidores públicos en el desempeño de sus empleos, cargos o comisiones"; emitidos por la Secretaría de la Función Pública el 6 de marzo de 2012.

Comentarios