Capturan a otros tres presuntos cómplices de francotirador en Nuevo León

miércoles, 20 de marzo de 2013
MONTERREY, N.L. (apro).- La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) presentó esta mañana a otros tres sujetos presuntamente vinculados con el homicidio del agente ministerial Gustavo Gerardo Garza Saucedo. Se trata de Juan Jesús Silva Sáenz, de 30 años de edad, Jorge Luis Ortiz Martínez, de 47, y Leonardo Chávez Hernández, de 42, quienes relataron a la prensa la manera en que se fraguó el plan para que un francotirador asesinara al mando policiaco el pasado 19 de febrero, en su domicilio de la colonia Hacienda del Carmen, municipio de Apodaca. De acuerdo con un informe difundido por la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE), Ortiz Martínez y Chávez Hernández, quienes trabajaban como guardias en la colonia donde vivía la víctima, declararon que fueron amenazados y obligados a recibir dinero para ubicar el domicilio exacto del coordinador del área antirrobos en la AEI y notificar sus movimientos. La dependencia detalló que Juan Jesús Silva Sáenz, líder del grupo, fue aprehendido la noche del pasado jueves 14 –en posesión de 34 armas largas y 67 cargadores– en un retén localizado en la carretera Monterrey-Laredo. Durante los interrogatorios, el detenido –quien estuvo preso durante un año en el Penal de Topo Chico– manifestó que antes de que se perpetrara el asesinato, vigiló por varios días las actividades del comandante. Dos días antes del homicidio, dijo, acompañó en su camioneta Explorer a los tripulantes de otro coche para efectuar rondines alrededor de la colonia Hacienda del Carmen. La madrugada del 19 de febrero, añadió, esperó afuera del domicilio, y cuando el comandante llegó en su camioneta se lo notificó a dos cómplices. Enseguida escuchó una detonación y se retiró del lugar. Ortiz Martínez, otro de los detenidos, señaló que a principios de febrero, cuando terminó su turno, fue abordado en la parada del camión por un hombre, quien a punta de pistola lo obligó a subir a un vehículo donde había otras tres personas, las cuales lo amenazaron con hacerle daño, a él y a su familia, si no “cooperaba”. Mencionó que los sujetos le ofrecieron 50 mil pesos a cambio de que les señalara el punto exacto donde vivía el comandante, y para asegurarse de que no los traicionaría, dijo, lo transportaron hasta su casa. Tres días después de ese hecho, los delincuentes regresaron a la caseta y lo presionaron para que revelara la dirección del jefe ministerial, y lo obligaron a recibir 3 mil pesos cada semana para que les reportara sus movimientos. De su lado, Chávez Hernández declaró que ya había sido advertido por su compañero de caseta, cuando hombres armados lo amenazaron. Les dijo que Jorge Luis era quien conocía el domicilio exacto de la víctima. Posteriormente recibió un sobre con 20 mil pesos a cambio de su silencio, y le advirtieron que si hablaba lo desaparecerían. Sin ofrecer mayores detalles, la PGJE informó que ya tiene identificados a otros cómplices de los presentados este miércoles.

Comentarios