Se amparan mil 500 maestros contra reforma educativa en NL

sábado, 23 de marzo de 2013

MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- Unos mil 500 profesores de Nuevo León solicitaron un amparo contra la reforma educativa, para impedir que sean violados sus derechos laborales al exigirles condiciones para permanecer en su empleo.

El abogado Mario Amaya Chávez, en representación de los mentores de las secciones 50 y 21 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), dijo que espera que se amparen más de la mitad de los 50 mil maestros que hay en Nuevo León.

El mismo recurso ha sido interpuesto en otros estados de la República, debido a que los maestros se verán afectados cuando entre en vigor la reforma educativa, aprobada el 26 de febrero, en su parte donde se le pide a los maestros aprobar un examen para permanecer con su empleo, lo que implica una ilegalidad, según argumentó.

El litigante del despacho Amaya y Asociados señaló que para interponer el recurso contra las modificaciones a las nuevas disposiciones de la ley federal de educación, los profesores tienen hasta el 15 de abril, antes de la media noche.

El viernes, en el exterior de los juzgados federales de la entidad, Amaya señaló que los promoventes no van en contra de la reforma educativa en su totalidad.

“No estamos impugnando el acto del Estado para elevar calidad educativa, eso es correcto, es una necesidad. Pero a pretexto de esto no creemos que se deben sacrificar los derechos laborales”, enfatizó mientras exhibía los mamotretos que contenían las demandas conjuntas.

Precisó que la reforma, que implica exámenes generales de evaluación para los educadores, violenta el artículo 123 Constitucional, que garantiza la estabilidad laboral que comprometen las nuevas leyes.

“No se puede condicionar su permanencia al resultado de una evaluación, hay maestros que tienen 20 o 30 años de servicios, que no pueden ser tratados así”, dijo y estimó que en el país unos 200 mil profesores presentarán sus respectivos recursos legales.

El abogado confió en que la justicia proteja a todos los maestros para que, tras ser examinados continúen con sus trabajos, independientemente de las calificaciones que obtengan.

En su defensa, los profesores han aceptado mejorar su rendimiento, si es que resultan no acreditados en el examen, tomando cursos, pero manteniéndose siempre como empleados al servicio de la Secretaría de Educación Pública.

Integrantes del llamado Frente Democrático Magisterial, apoyado por el PRD local, anunciaron en Nuevo León que efectuarán marchas de protesta los días 19 de abril y 5 de mayo.

Comentarios