Sabe EPN "cuándo actuar con toda la fuerza del Estado": líder del PRI

domingo, 3 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, César Camacho Quiroz, respaldó a Enrique Peña Nieto por “su firmeza y arrojo para decidir siempre lo que le conviene a la república, además de que, aseguró, “sabe cuándo actuar con toda la fuerza del Estado”. Al participar en la 21 Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, Camacho Quiroz no paró en elogios hacia el mandatario: “Respaldo su actitud concertadora, dispuesta siempre a pactar y construir; por su disposición a colaborar con otros poderes públicos y ámbitos de gobierno; respaldo su firmeza y arrojo para decidir siempre lo que le conviene a la república. Porque reconoce el imperio de la ley y eficiencia de la política; porque sabe cuándo actuar con toda la fuerza del Estado”. Reunidos en el Centro Banamex, ante la presencia de gobernadores priistas, diputados, senadores, así como secretarios de Estado, el líder del PRI dijo “ya está listo para protagonizar, con audacia, los siguientes capítulos de la vida nacional”. Dichas frases desataron aplausos y ovaciones de los cientos de militantes, entre funcionarios, sindicalizados, presidentes municipales, miembros de órganos políticos del partido fundado en 1929. No sólo eso. Camacho Quiroz aseguró que el PRI supo ser oposición en los 12 años que gobernó el Partido Acción Nacional y que actualmente “recuperamos la presidencia sin arrebatos de fuerza”. Es el regreso del PRI al poder. Peña Nieto fue acogido por su gente: gobernadores como Javier Duarte, de Veracruz; César Duarte, de Chihuahua; Egidio Torre Cantú, de Tamaulipas; hasta Aristóteles Sandoval que recién tomó protesta como mandatario en Jalisco. El otrora gobernador del Estado de México fue flanqueado por Ivonne Ortega, Emilio Gamboa Patrón  y por el mismo César Camacho, quien mencionó la “renovada” arquitectura del PRI: “Queremos un PRI más vigilante de sus militantes convertidos en autoridades, que pueda formular recomendaciones legítimas, oportunas y enérgicas, para exigirles un desempeño apegado a la legalidad y cumplimiento de sus compromisos”. De ahí, su discurso saltó a las reformas estructurales, acentuando la reforma hacendaria  y la energética. De la primera, el líder priista adelantó que será equitativa en cuanto a los ingresos y responsable socialmente respecto a los egresos. Puntualizó: “El PRI sabe que si queremos empleos mejor remunerados, seguridad social universal, dignificación de la vida rural, ampliación y mejoramiento de la infraestructura y el impulso a las actividades productivas, debemos promover una inteligente reforma hacendaria integral”. En el sector energético aseguró que se mantendrá la rectoría del Estado, modernizando al sector para aprovechar todo su potencial y garantizando que la explotación de los recursos beneficie a todos. También puso el dedo en la competencia empresarial. Así transcurrió el mediodía en las instalaciones ubicadas en la avenida Conscripto. En discursos que dibujaron un partido “renovado”, en palabras de Enrique Peña Nieto que dejaron claro que no “no hay intereses intocables” y en la lluvia de halagos a quien durante su campaña presidencial fue criticado por sus pifias. De hecho, la frase de Ivonne Ortega, secretaria general del CEN del PRI, redondeó el momento: “En este momento del acontecer nacional tenemos que ser el partido de las decisiones, tal y como desde el primer día de su mandato Enrique Peña Nieto ha sido el presidente decidido, eficaz y contundente que México necesitaba”.

Comentarios