Piden empresarios a gobiernos ya no retener cuotas sindicales

lunes, 4 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pidió a los gobiernos federal y estatales dejar de retener las cuotas sindicales, a fin de dar la posibilidad a los profesores de controlar sus dirigencias de manera democrática. Será un paso fundamental “exigir la rendición de cuentas a los mentores, para que su dinero se utilice en su beneficio y no para fines políticos y gastos personales escandalosos”, puntualizó el CCE al dar su mensaje semanal. Sobre la detención de la exdirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, el organismo pidió un proceso judicial a fondo para determinar el manejo de recursos multimillonarios durante 24 años, así como las sanciones y la restitución del patrimonio afectado. En un comunicado, el organismo presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani señaló que el arresto de la también fundadora del Partido Nueva Alianza ayudará a que “la organización gremial de los maestros transite a la democracia, la transparencia y el compromiso con la calidad en la enseñanza”. Añadió: “Que la educación y los maestros no vuelvan a ser botín de mafias, instrumento político-electoral, sujetos a regateo, posiciones intransigentes e intereses extraeducativos”. De acuerdo con la cúpula empresarial, el siguiente paso es sacar cuanto antes la ley reglamentaria de la reforma educativa, que garantice que los preceptos constitucionales se puedan cumplir a cabalidad y se dé paso a una instrumentación eficaz. “Hay que acabar con el desprestigio causado por la corrupción y las movilizaciones que en muchos casos defienden causas injustificables, a través de métodos igualmente inaceptables, cuando violentan la ley y los derechos de terceros, en primer lugar los de los alumnos. Este es el caso de las Coordinadoras, donde se presentan los abusos más dramáticos”, subrayó. Gutiérrez Candiani advirtió que la sociedad está cansada de abusos y amenazas que no corresponden a la vocación de la mayoría de los docentes. “No puede ser que los niños de Oaxaca tengan solamente 90 días de clases efectivas al año. México requiere de profesores que impulsen el desarrollo integral de sus alumnos y de su propia profesión, no de más operadores electorales, defensores de privilegios anacrónicos insostenibles y agentes de confrontación social”, dijo. Señaló que la reforma educativa debe estar orientada a ampliar la cobertura y la calidad de la enseñanza, a capacitar más y mejor al maestro, y que la preparación y el desempeño en las aulas sean las bases del desarrollo de la carrera de cada docente, no el clientelismo sindical o político. Insistió: “Se trata de poner fin a un sistema de opacidad en el cual ni siquiera se reconoce a ciencia cierta la conformación del padrón de maestros, en el que subsisten prácticas como la venta y herencia de plazas. Es preciso, también, que haya transparencia en el manejo de los recursos que todos los mexicanos destinamos a la educación, así como en las cuotas sindicales de los docentes”. Enseguida el empresario dibujó el escenario educativo a mediano plazo y detalló que, de acuerdo con el CCE, para 2018 debemos alcanzar 11 años promedio de escolaridad e incrementar en 15 puntos porcentuales la matrícula en la Universidad. Remató: “Hay que comprometernos a dejar de ser el último lugar entre los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en la prueba Pisa. Reducir al menos en 20% el porcentaje de alumnos en nivel insuficiente en la prueba ENLACE, desarrollar programas de estudio exigentes y acordes a la oferta laboral, y consolidar una educación técnica de primer nivel”.

Comentarios