Desarman a policías de municipio morelense; Ejército toma el control

martes, 5 de marzo de 2013
TLAQUILTENANGO, Mor. (apro).- Elementos del Ejército tomaron el control de la seguridad pública en este municipio y los 80 elementos policiacos fueron desarmados y puestos a disposición de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) para descartar algún vínculo con el crimen organizado. En el operativo en el que participaron agentes federales y estatales, los efectivos municipales tuvieron que presentar los permisos para portar armas, pasar lista, revelar si presentaron exámenes de control y confianza, y si están dados de alta en el padrón del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP). Luego de la incursión militar, el alcalde Mauricio Rodríguez informó que sólo 36 de los 80 elementos de la corporación pudieron acreditar la legal portación de arma, por lo que el resto de los uniformados fueron trasladados a las instalaciones de la SSP para su registro e investigación. Peritos de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) se encargaron de realizar también pruebas de balística a las armas utilizadas por los policías locales, con el fin de descartar que alguna de ellas esté relacionada con algún hecho delictivo. El pasado sábado 2, el director de Seguridad, Anuar Fernando Cárdenas Rueda, fue detenido por la Policía Federal por sus presuntos vínculos con el narco. Sin embargo, un día después fue liberado previo pago de una caución. Al salir de la delegación de la PGR en Morelos, fue reaprehendido, pero esta vez por la Policía Ministerial por delitos del fuero común. La Policía Federal y el gobernador Graco Ramírez acusaron al mando policiaco de brindar protección a la organización criminal Los Rojos que durante años operó en la zona sur de Morelos. Un par de días antes, las autoridades policiacas detuvieron a cuatro presuntos integrantes de Los Rojos, por lo que se incrementó la presencia de soldados en la región; además, se intensificaron los operativos de cateo en busca de integrantes de esa banda, a quienes el gobierno del estado les atribuye la ola de secuestros, extorsiones y ejecuciones en por lo menos cinco municipios del sur de Morelos.

Comentarios