Padecen 6 millones de mujeres indígenas violencia, desnutrición y discriminación

miércoles, 6 de marzo de 2013
MÉXICO, DF., (apro).- La discriminación hacia la mujer indígena en México es una constante: Cerca de 6 millones de mujeres padecen severos rezagos que se reflejan en desnutrición, mortalidad, analfabetismo, discriminación, desigualdad y violencia de género, así como menores oportunidades para acceder a la salud. Cecilia García, directora general de la Asociación Anauatlali Pro Derechos de la Propiedad Rural, sostiene que estudios recientes de la Universidad Autónoma Chapingo revelan que las mujeres indígenas representan 10.4% de los 57 millones de féminas que hay en el país. Asimismo, dice que las poco más de tres millones de hablantes de lengua indígena representan 6% de la población femenina nacional. Y asegura que el 57.5% de las mujeres indígenas que trabajan, perciben menos de dos salarios mínimos y 19.6% no perciben ingresos. A dos días de la celebración del Día Internacional de la Mujer, la especialista da un indicador que refleja en su magnitud la vulnerabilidad de ese sector: el 74.4% de las mujeres que realizan trabajos diversos en su casa, en el campo u otros espacios, no perciben ingresos por estas actividades. Frente a esa cruda realidad, Cecilia García exhorta al gobierno federal a demostrar con hechos su voluntad política e incluir en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, cambios en la política pública de género. La directora de la Asociación civil lamentó que sexenio tras sexenio, las autoridades federales  hayan sido indiferentes ante una realidad indígena lacerante, donde la mujer es la más afectada en sus condiciones de vida y posición social en localidades de alta --y muy alta--, marginación, con un tamaño de hasta 10 mil habitantes que realmente no pertenecen a una cabecera municipal. Y en donde además, solo el 29% o poco más, son hablantes de lengua indígena. “De acuerdo con las cifras más reciente del INEGI, correspondientes a 2010, en el país, existen cerca de 12 millones de indígenas, y aunque la cifra puede ser mayor, lo inocultable, es que la mujer vive en total desventaja, por lo que urge impulsar y fortalecer su organización, vinculándola  a proyecto productivos”. En su opinión, es casi inexistente la autoestima y la confianza en la toma de decisiones del sector femenino indígena, por lo que en el Plan Nacional de Desarrollo de este año, se debe potencializar la organización para producir el empoderamiento, el número de proyectos productivos para este sector y el cambio de actitud de las mujeres indígenas. Por ello, la Directora General de  de la Asociación Anauatlali Pro Derechos de la Propiedad Rural A.C., exhorta a todas las organizaciones defensoras de los derechos humanos, rurales y de género a incorporarse a los foros nacionales para mujeres, pueblos indígenas, jóvenes y personas con discapacidad, ofertados por el Presidente Enrique Peña Nieto. Y explica que el fin de esta participación, es realizar propuestas pero también, convertirse en una especie de contraloría social del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018.  

Comentarios