PGR: se investiga si el plan contra los Monreal tiene vínculos con el crimen organizado

jueves, 11 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El procurador general de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, señaló que la dependencia a su cargo investiga si el plan para matar a los hermanos Ricardo y David Monreal tiene que ver con el crimen organizado. El grupo que intentaba asesinarlos, dijo, acusó a los legisladores de estar involucrados en la desaparición de un exalcalde interino de Fresnillo, Zacatecas, en febrero de 2011. En entrevista con Joaquín López Dóriga en Radio Fórmula, el funcionario federal detalló la manera en que la banda fue descubierta y los motivos que los llevaron a planear el asesinato de los hermanos Monreal. De acuerdo con Murillo Karam, durante los trabajos técnicos para identificar a una célula de la delincuencia organizada, concretamente narcotraficantes, se solicitó una medida cautelar que finalmente fue otorgada el pasado 15 de febrero por el Juzgado Segundo Penal Federal. “De la investigación y de los resultados que esta investigación produjo, identificamos a uno de ellos hablando con otro –que en ese momento no identificábamos, porque no estaba autorizado por el juez– acerca de un homicidio. No lo identifica el Cisen (Centro de Investigación y Seguridad Nacional) en su investigación, entonces el 15 de marzo pide una nueva autorización y el mismo juzgado nos autoriza una investigación sobre la segunda parte, y ahí ya detectamos que hablaban en clave. Pudimos descifrar que se referían a dos de los hermanos Monreal y que la intención era matarlos”. El exgobernador de Hidalgo aclaró que en este tipo de llamadas se detectó una idea de venganza, que fue confirmada una vez que los involucrados fueron detenidos. “No hemos clarificado en qué consiste y por qué la razón de la venganza, por eso decidimos el arraigo de los cuatro detenidos: Juan Carlos Esqueda, José Luis Vázquez Delgado, Jesús Guerrero Ruiz y Arturo Guardado Méndez, quien desde nuestro punto de vista es el autor intelectual. Además, encontramos algunas pistas sobre otro tipo de cosas que seguimos investigando”. Por el momento, agregó, los detenidos se encuentran en calidad de arraigados, y serán liberados en el momento en que tengan una definición para integrar una averiguación previa. El procurador reveló que además de la medida cautelar para intervenir las llamadas, la PGR también obtuvo autorización para investigar otras líneas que, por la seguridad de los detenidos, requieren de confidencialidad, sin embargo adelantó que tienen que ver con infiltraciones. --¿Por qué querían matar a los hermanos Monreal? --preguntó López Dóriga. -- Hablaban de venganza. La investigación original era muy pobre, ahora ya tenemos declaraciones de los detenidos. Dos de ellos señalan claramente que era una venganza en razón del secuestro de un señor Guardado, hermano del que pensamos es el autor intelectual y que, de alguna manera, relaciona con culpa a los hermanos Monreal –respondió Murillo Karam. Sin mencionar el nombre de Juan Carlos Guardado, sostuvo que ocupó la alcaldía de Fresnillo cuando David Monreal pidió licencia para buscar la candidatura del Senado, y poco después desapareció. Hasta ahora nadie conoce su paradero, pese a que, señaló, se pagaron dos millones de pesos por su rescate. “Esta es la parte que en este momento estamos investigando. Hay una intermediaria, quien cobra aproximadamente dos millones de pesos y algunas cosas más, como un coche. Sin embargo, posteriormente (la mujer) también desaparece. Es decir, no sabemos si desaparece porque se llevó el dinero o si sufrió algunas consecuencias de otro tipo. Estamos en la investigación sobre la posibilidad de identificar los restos de una mujer descuartizada, que pudiera ser. Queremos confirmar que sean de ella, y aquí sí tengo que ser ya muy cauteloso porque estoy en plena averiguación y no me gustaría echarla a perder”, acotó. Al preguntarle si la banda que pretendía asesinar a los hermanos Monreal era una célula o parte directa de una organización criminal, el funcionario federal respondió que esa parte aún se está investigando. --Los hermanos Monreal dijeron que eran amigos y compadres. Ricardo Monreal dijo que en Fresnillo creía que todos eran amigos, por lo visto no ¿verdad? --preguntó el periodista. --Bueno, eso ya no me toca a mí juzgarlo --expresó. --¿Pero en el centro de la investigación está el caso Guardado?, --insistió López Dóriga. --Sí, desde luego, en este momento el señor Guardado es el principal promotor de esta acusación, aunque alguno de los detenidos es también hermano del chofer que acompañaba al hermano Guardado cuando desapareció y que también, desde luego, desapareció. O sea, también hay una cuestión, una motivación personal en el caso de uno de los detenidos. --De acuerdo con esto, ¿estaría culpando a los hermanos Monreal? -- Eso es lo que ellos dicen, sin embargo, aún no llegamos al fondo de esto (saber si existe culpabilidad de los hermanos Monreal o no). --Bueno, tan los acusan que se propusieron matarlo --atajó López Dóriga. --Claro, claro, sí. Lo que estamos nosotros determinando con toda la precisión es cuáles son las culpabilidades. Todavía no puedo llegar a afirmar si es una cuestión de crimen organizado, es muy posible que sí, pero todavía… precisamente por eso es que decidimos el arraigo, para que en el momento de consignar lo hagamos con una enorme certeza y seguridad de lo que estamos haciendo. Sobre el desistimiento de Ricardo Monreal de los escoltas y el coche blindado que le ofreció el gobierno federal, Murillo Karam dijo que desconocía esa determinación, pero en todo caso, aclaró, se trata de una decisión muy personal. --En el caso de Arturo Guardado, ¿él qué dice? --Curiosamente sus declaraciones son en sentido contrario de lo que declaran los demás. Él niega la intención del atentado, sin embargo, dijo que sí sabía que José Luis Vázquez Delgado, quien es el hermano del chofer, preparaba la ejecución de los Monreal. A su vez, Vázquez Delgado culpa a Guardado de planear la ejecución. --Bueno, pues vamos a ver qué pasa con este caso, porque ayer se lo comentaba al secretario de Gobernación. De haberse consumado este complot, que por fortuna no ocurrió, no se la hubieran acabado ustedes en el gobierno, porque hubiera sido un crimen político, un crimen de Estado, un crimen contra la oposición –dice el periodista a manera de despedida. --Yo puedo decir, porque él ya lo dijo, que habló conmigo, hablamos, y justamente cuando me daba las gracias, le dije que no tenía por qué dármelas, porque la información que obtuve de que iba a haber un homicidio, pues hubiéramos actuado de igual manera fuera quien fuese. O sea, no hay por qué particularizar las gracias. “En este caso, bueno… pues era mucho más grave por las consecuencias que bien señala”, concluyó Murillo Karam.

Comentarios