Vinculan a reo preso en EU con ejecuciones en Tijuana

miércoles, 17 de abril de 2013
TIJUANA, B.C. (apro).- Liv Donovan es un estadunidense que desde dos años se encuentra recluido en una prisión de California, desde donde ordena ejecuciones en territorio mexicano. Se trata de ajustes de cuentas por la distribución y venta de drogas en esta ciudad fronteriza con San Diego, California. A sus 40 años de edad, Donovan purga una condena por posesión de drogas, aunque también se le vincula con siete asesinatos en ambos lados de la frontera. Hace unos días formalizó un contrato con cuatro sicarios para que asesinaran el pasado 15 de abril a un hombre en Playas de Tijuana. Los gatilleros ubicaron el domicilio de la víctima y simularon cortar el césped para obligar que saliera al patio frontal. Aprovecharon la confusión para asesinarlo con un disparo de arma de fuego en la nuca y después huir en un Mazda. Los vecinos denunciaron a la policía la agresión armada, por lo que los sicarios fueron detenidos en la colonia Xicontecatl Leyva Mortera de Tijuana. Los detenidos son: Juan Carlos Torres Rocha, Fernando Balderas Silva, Martin Ruoi Villafana, Francisco Gijon Atanasio y Leonides Zurita Diaz. Este último portaba un arma Glock 22, calibre 40 mm, con tiros expansivos y en su declaración ministerial reveló que fue contratado por Donovan. A Balderas Silva se le decomiso una pistola Brownings calibre 9 mm. En el vehículo traían además 51 plantas de mariguana de diferentes tamaños, de acuerdo con el oficio T02/378/2013 de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Muertes en la frontera Esta es una historia del narcotráfico en la frontera noroeste de Mexico. Para las autoridades investigadoras de Baja California alrededor de 125 asesinatos de los 150 registrados en el primer trimestre del año en Tijuana es producto del ajuste de cuentas entre bandas de distribución y venta de drogas al menudeo. De acuerdo a la Procuraduría de Justicia de Baja California, en esta ciudad fronteriza se han reportado un total de 150 homicidios violentos, de los cuales el 85% están vinculados a enfrentamientos entre narcomenudistas que operan en esta frontera, cuya causa es la pugna entre distribuidores de drogas sintéticas, sobre todo de crystal. Un informe de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado señala que son cuatro células del crimen organizado las que se tienen detectadas como las de mayor importancia en Tijuana y que forman parte del Cártel de Sinaloa y de la organización Arellano Félix. La dependencia estatal detalló que uno de cada dos de los asesinatos corresponde a personas no originarias de Tijuana, es decir, a fuereños, principalmente de los estados de Sinaloa y Michoacán. La Subprocuraduria contra la Delincuencia Organizada de la PGJE señala que los familiares de las personas asesinadas se limitan a reclamar y recoger los cadáveres para trasladarlos a sus lugares de origen. Según informes ministeriales, los familiares rechazan toda investigación en torno a estos homicidios dolosos por temor a mayores represalias y pretextan que su única finalidad es darles cristiana sepultura en panteones de sus lugares de origen.

Comentarios