"Mapachería" de Robles y Duarte crispa el ambiente en el Senado y San Lázaro

MÉXICO, D.F. (apro).- La intromisión electoral en Veracruz de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles y el gobernador de ese estado, Javier Duarte, denunciada en la víspera por el PAN, caldeó los ánimos en las cámaras de Senadores y Diputados. En la primera, después de un ríspido debate entre las bancadas de PRI y PAN, el Senado acordó llamar a comparecer a Robles, el próximo martes 23. Mientras, en San Lázaro, la negativa inicial del PRI a debatir el escándalo de la electorera Cruzada del Hambre, provocó el abandono del salón principal de las bancadas del PAN, PRD, PT y MC. Un amago similar se dio por parte de los senadores del PAN, en protesta porque no se permitió pasar un punto de acuerdo propuesto por el panista Fernando Yunes, quien planteó que tanto Robles como el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, deberían renunciar hasta que concluyan las investigaciones sobre un presunto operativo electoral a través de la Cruzada contra el Hambre. El debate se convirtió en una agria polémica entre Fernando Yunes, del PAN, y los priistas José Francisco Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, los tres emparentados y de Veracruz. Yunes Zorrilla afirmó que “una y otra vez nos hemos declarado partidarios de la transparencia y la rendición de cuentas”, y luego consideró que Veracruz no merece estar en escándalos cada tres años. “Por eso en el PRI, una y otra vez, hemos marcado distancia de prácticas que con cariz electoral lesionen la dignidad de nuestra gente, de la ciudadanía… si hay culpables que paguen su culpa, pero de la misma manera si no hay responsabilidad, si es montaje, si no hay bajo ninguna circunstancia nada de contenido”, entonces que así se señale, afirmó en tribuna. A su vez, el coordinador de la bancada del PAN, Ernesto Cordero, y el senador panista de Veracruz, Fernando Yunes, insistieron en que debe impulsarse juicio político contra Rosario Robles y contra el gobernador Javier Duarte. “Sabemos la clase de cobarde” que es Duarte de Ochoa, afirmó Yunes, a quien también descalificó al llamarlo “el rey de los reyezuelos” de los gobernadores priistas. Cordero, quien fue secretario de Desarrollo Social en el sexenio de Felipe Calderón, negó que durante la administración federal pasada los panistas también hubieran utilizado los programas sociales para fines electorales. En medio de la polémica, el coordinador del PRI, Emilio Gamboa Patrón, aceptó el punto de acuerdo para que la titular de Sedesol, Rosario Robles Berlanga, comparezca el 23 de abril. Revientan sesión en San Lázaro Frente al rechazo del PRI a debatir la injerencia electoral del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, la oposición en San Lázaro optó por “reventar” la sesión ordinaria; después de una hora de negociación, el PRI logró reanudar los trabajos a cambio de abordar el tema el próximo martes 23. A pesar de que PAN-PRD-PT y MC perdieron con once votos la posibilidad de discutir el tema en la tribuna de la Cámara de Diputados, los legisladores de oposición abandonaron uno a uno el salón de sesiones dejando solo al PRI en la exposición de dictámenes. Al PAN, que el miércoles anunció que solicitaría juicio político contra Duarte de Ochoa y la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, por presunto desvío de recursos, se sumó el PRD, pues sus legisladores consideraron insuficiente la destitución de siete funcionario menores de Sedesol anunciada esta mañana. El Partido del Trabajo (PT) también se adhirió a la exigencia, e incluso ofreció con PAN y PRD una conferencia conjunta para denunciar que la intromisión de gobernadores también ocurre en Coahuila, Tamaulipas, Tlaxcala, Aguascalientes y Quintana Roo. La oposición aceptó discutir el tema en tribuna para el próximo martes, pero antes evidenció con la intervención de 20 oradores el malestar que priva ente panistas y perredistas, debido a la actuación del Javier Duarte y Rosario Robles. Incluso deslizó el riesgo que ello significa para la existencia del llamado Pacto por México. Los panistas, principales detractores del gobernador priista Javier Duarte, demandaron que el tema se discutiera en la “agenda política” de la sesión, pues “la Cámara de Diputados no puede permanecer inerte ante hechos tan deleznables que ponen en entredicho la credibilidad de la actuación del gobierno federal”, advirtió desde su curul el panista Víctor Serralde Martínez. Aprovechando que tenía el micrófono abierto, el panista exigió no sólo la destitución de los siete funcionarios de Sedesol, también el cese del coordinador regional del Programa Oportunidades, Alejandro Baquedano. “Estos hechos no pueden quedar impunes y el peso de la ley debe recaer sobre funcionarios corruptos”, añadió. Y el primero en ‘engancharse’ fue el diputado del PRI por Veracruz y exsecretario de Seguridad Pública durante la pasada administración, Alejandro Montano Guzmán, quien pidió “no ser sensacionalistas” ni “prejuzgar” hechos que “no han sido investigados ni detallados”. El PRD se sumó a las acusaciones del panismo contra Duarte en voz de la diputada María Guadalupe Moctezuma Oviedo, quien calificó de “cinismo” el acto de malversación de fondos que, con grabaciones como prueba, denunció el PAN. Enseguida la respaldó su compañera de partido Socorro Ceseñas Chapa, quien dijo que no se trataba de un “asunto menor”, pues es un tema en el que están participando diferentes órdenes de gobierno. El panista Juan Bueno Torio también intervino para sostener que el tema de la injerencia electoral se debía analizar y discutir, “pues no sólo afecta a Veracruz”. En respuesta, el priista Fernando Charles Hernández buscó eludir las impugnaciones contra Duarte y por ello pidió continuar con el orden del día y no discutir el tema. Sin embargo, el presidente de la Mesa Directiva, el priista Francisco Arroyo Vieyra, siguió dando la palabra a la oposición. Tocó el turno al perredista Gerardo Villanueva, quien demandó “discutir los temas de importancia y trascendencia nacional”, así que exigió que se ‘agendara’ el asunto. Su compañero de partido, Roberto López González, dijo que ya es momento de que los diputados “alcen la voz” y discutan el tema de la injerencia electoral. El panista Fernando Rodríguez Doval fue más directo y, en su turno, acusó directamente a Rosario Robles Berlanga, titular de Sedesol, de ser “la campeona del clientelismo electoral... Ya conocemos a la secretaria, ya la padecimos…y esta Cámara tiene que vigilar que esta señora no haga de las suyas, como ya lo hizo en el Distrito Federal”. Siguieron más panistas y perredistas acusando al gobernador de Veracruz de trabajar en contubernio con la titular de Sedesol para comprar el voto a favor del PRI mediante los programas sociales. Luego el coordinador del PRI, Manlio Fabio Beltrones Rivera, pidió la palabra y desde su curul advirtió que los señalamientos contra el gobernador de Veracruz y la titular de Sedesol son “supuestos”, por lo que sería mejor continuar con el orden del día. Antes, el priista señaló a los perredistas de “repetir” los argumentos de la “derecha”. “Sé que la voz de hoy, que repite la izquierda después de haberla puesto de moda la derecha, está haciendo ver con insistencia un contubernio, no obstante se conserva la originalidad de la derecha sobre esa expresión a la que se suma la izquierda… apenas está en una denuncia sujeta a investigación y que será materia política el próximo martes”, acotó. Ante las presiones de PRD y PAN, el presidente de la Mesa Directiva sometió a votación el tema, ganando el PRI con once votos. Fue entonces cuando el PAN decidió salirse del salón de sesiones, le siguió el PRD y luego PT y MC. En conferencia, Beltrones dijo que la oposición “puede pedir cualquier cosa, el problema es que se lo concedamos”. Y es que el PAN demandará el próximo martes juicio político contra Duarte y Robles Berlanga.

Comentarios