Pactan Mancera y Robles mesas de diálogo para Cruzada en el DF

lunes, 22 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Debieron pasar 12 años para que este lunes se reunieran, a puerta cerrada, una titular de la Sedesol, Rosario Robles; el jefe Gobierno capitalino Miguel Ángel Mancera, además de los delegados en Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Tlalpan y Álvaro Obregón para definir la puesta en marcha del programa estrella del presidente Enrique Peña, la Cruzada Nacional contra el Hambre. Minutos antes de las 22:00 horas, Mancera –acompañado de los jefes delegacionales– destacó que en esta primera reunión pactaron instalar mesas de negociación para que cada una de las delegaciones que presente su problemática. El jefe de Gobierno local aclaró que no se instaurará la Cruzada hasta que no estén instaladas todas las mesas y sepan cómo se va a aplicar el programa. Sin embargo, no informó cuándo se realizará la segunda reunión. Robles Berlanga arribó a las 18:30 horas al Palacio del Ayuntamiento, donde despachó antes como jefa de Gobierno del Distrito Federal (GDF). Su camioneta se estacionó sobre la avenida 20 de Noviembre e ingresó al edificio por la puerta que da a esa calle sin hacer declaraciones a la prensa. Media hora antes llegaron en grupo los jefes delegacionales de Álvaro Obregón, Leonel Luna; de Iztapalapa, Jesús Valencia; de Tlalpan, Maricela Contreras, y de Gustavo A. Madero, Nora Arias. En la reunión también participó el secretario del GDF, Héctor Serrano. EL encuentro se llevó a cabo a pesar del llamado que hizo el presidente del PRD-DF, Manuel Oropeza, al jefe de Gobierno para que reconsiderara reunirse con la funcionaria federal, a quien consideró una interlocutora “no válida”. Mancera Espinosa destacó la necesidad de que los delegados involucrados externaran a Robles Berlanga las necesidades de sus demarcaciones. Además, advirtió que “la Ciudad de México no está en contra de los apoyos federales”, y prueba de ello es el programa de prevención del delito, puesto en marcha a partir de la firma de un convenio con los jefes delegacionales. Más tarde, la Sedesol resaltó en un comunicado que la Cruzada no se aplicará en la capital y otras entidades hasta no “llegar a consensos” con los autoridades involucradas. No obstante, recordó que otros programas sociales continuarán aplicándose sin restricciones.

Comentarios