EPN y Aguirre intercambian elogios en Acapulco

jueves, 25 de abril de 2013
ACAPULCO, Gro. (apro).- Bastaron menos de cinco minutos para que el presidente Enrique Peña Nieto saliera de su discurso dirigido a los banqueros y se dirigiera al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, para darle el espaldarazo respecto de la violencia ejercida por los maestros disidentes en esa entidad. Antes de tocar el tema que atañe a la 76 Convención Bancaria, a la que fue invitado en el acto inaugural, el mandatario aprovechó la ocasión y soltó ante la crema y nata del sector financiero y obviamente ante el gobernador guerrerense: “Quiero expresarle en nombre del gobierno de la República, que en primer término, el gobierno reprueba los hechos de violencia que se vivieron ayer en este gran estado. En segundo lugar el gobierno le reitera, como ha sido en los últimos tiempos, la total disposición para mantener la colaboración institucional que permita darle la vigencia plena al estado de derecho en esta entidad”. Peña Nieto, quien llegó a la Convención flanqueado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, así como por la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, se solidarizó con el gobernador ante las agresiones de los miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) a las sedes de PRD, PAN, PRI y Movimiento Ciudadano (MC) en Chilpancingo. Entre aplausos, el presidente enfatizó que “para los mexicanos que queremos un México distinto, para quienes quieren transformar la realidad de este gran país… de ninguna manera puede ser la violencia el instrumento para la transformación y la consecución de este fin. Estamos muy claros de la importancia que tiene el espacio de diálogo, de acuerdo, en este clima democrático y plural”. Sin embargo, en el acto inaugural de la Convención, celebrada en Acapulco, el gobernador no tocó el tema durante su intervención. Aguirre Rivero sólo se limitó a decir que “estamos convencidos de la importancia, más allá de alguna dispersión o desinformación que se pretende dar, como decir que la gratuidad de la educación se cancela”, de impulsar la reforma en el sector. También se dio tiempo para elogiar “la capacidad” de Peña Nieto para que las tres fuerzas políticas más importantes del país suscriban el Pacto por México. Y también tuvo elogios para el puerto de Acapulco: “Acapulco está tatuado en el corazón de los mexicanos… Muchos tuvieron su luna de miel en Acapulco, vivieron su primera experiencia en Acapulco... algunos procrearon a sus hijos en Acapulco”, acto seguido resonaron las risas de los más de mil asistentes al acto. Minutos después, el presidente de México enfocó el resto de su discurso al tema de la reforma financiera y la función de la banca.

Comentarios