Normalistas exigen justicia para el caso Ayotzinapa

viernes, 26 de abril de 2013
CHILPANCINGO, Gro., (apro)-. Por segundo día consecutivo, normalistas de Ayotzinapa, junto a integrantes del magisterio disidente y sectores sociales aglutinados en el Movimiento Popular Guerrerense (MPG), marcharon por las calles de esta capital y bloquearon la autopista del Sol para condenar la liberación de dos agentes ministeriales, quienes estaban siendo procesados por su presunta responsabilidad en el asesinato de dos estudiantes durante el desalojo policiaco del 12 de diciembre de 2011. Los inconformes, encabezados por los familiares de las víctimas, exigieron que el caso Ayotzinapa no quede impune, y por ello demandaron juicio político en contra del gobernador Ángel Aguirre Rivero, Además, reclamaron castigo a los responsables de esos homicidios y el cumplimiento de la recomendación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que emitió por ese trágico hecho. De esta forma, los normalistas de Ayotzinapa asumieron la dirección de las protestas del MPG, ante el repliegue táctico del magisterio disidente, luego de que el gobernador ordenó la detención de los dirigentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Gonzalo Juárez y Minervino Morán, por los disturbios que realizó el magisterio disidente el miércoles 24 en esta capital, donde destrozaron e incendiaron las sedes estatales de PRI, PRD, PAN y Movimiento Ciudadano (MC). Cerca del mediodía, un contingente de aproximadamente mil 500 integrantes del MPG, encabezados por los padres y familiares de los estudiantes asesinados Gabriel Echeverría de Jesús y Alexis Herrera Pino, así como de normalistas de Ayotzinapa, partieron en marcha de la parte norte de la ciudad hacia el sur, portando dos ataúdes simulados y ofrendas florales, y lanzando consignas en contra de autoridades estatales y federales. Un grupo de policías estatales con equipo antimotín, encabezados por Leonardo Vázquez, se colocaron en la retaguardia de la manifestación para seguir la ruta de la protesta a bordo de un camión y patrullas oficiales, situación que tensó el ambiente. Dos horas después, los manifestantes arribaron al punto donde fueron asesinados los dos normalistas, en la parte sur de la capital donde convergen la autopista del Sol y la carretera federal México-Acapulco. Enseguida, normalistas, familiares de las víctimas y profesores del magisterio disidente decidieron bloquear los cuatro carriles de la vía para realizar un homenaje en memoria a los normalistas masacrados y condenar la liberación de los agentes ministeriales Rey David Cortés Flores e Ismael Matadamas, los únicos policías que fueron procesados por el caso Ayotzinapa, y que esta semana fueron exculpados por un Tribunal Colegiado del Poder Judicial de la Federación. En el lugar, el abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, Vidulfo Rosales, informó que ante la falta de voluntad de las autoridades federales y estatales para sancionar a los autores intelectuales y materiales del asesinato de los normalistas, acudirán a tribunales internacionales para demandar castigo y evitar así que el caso Ayotzinapa quede impune. En ese momento, un helicóptero Blackhawk de la Policía Federal (PF) arribó al mitin realizado sobre la autopista del Sol y, por tierra, los policías estatales descendieron de las unidades y formaron una valla sobre el carril norte-sur de la vía. El grupo de cetegistas, que se ha caracterizado por portar palos, tubos y piedras durante las protestas que han realizado durante estos dos meses, se colocaron frente a los policías estatales. Un ahora después, el acto político concluyó y el contingente se retiró hacia el centro de la ciudad sobre el carril norte-sur, pasando a un costado del bloque policiaco sin que se registraran incidentes. No obstante, la situación se tornó violenta cuando los manifestantes detectaron varios autobuses particulares donde viajaban elementos de la PF que habían sido enviados para desalojar la zona federal. Enseguida, los profesores disidentes sacaron sus resorteras y lanzaron piedras en contra de las unidades de los federales y rompieron algunas de las ventanas, situación que obligó a los conductores a escapar a toda prisa del lugar. En ese momento, la aeronave de la PF hizo una maniobra para disuadir a los manifestantes, volando bajo y levantando una polvareda, acción que provocó airadas protestas de los manifestantes quienes, finalmente, cerca de las 16:00 horas, arribaron al campamento que mantiene el magisterio disidente sobre la calle Rufo Figueroa, al sur de esta capital. [gallery type="square" ids="340258,340257,340256,340255"]

Comentarios