Asigna gobierno federal dos escoltas a los hermanos Monreal

lunes, 8 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El coordinador de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, Ricardo Monreal, confirmó que desde el pasado jueves 4, cuando se dio a conocer el frustrado plan de asesinato en contra suya y de su hermano David, ambos reciben el apoyo que les ofreció el gobierno federal para resguardar nada menos “que su vida”. En conferencia de prensa, el exgobernador de Zacatecas dijo que dos escoltas que ocupan una camioneta blindada son el apoyo que aceptó del gobierno de Enrique Peña Nieto. Precisó que es custodiado por dos “buenas personas”, pero por cuestión de seguridad evitó detallar si se trata de personal de la Procuraduría General de la República (PGR). Sobre las indagatorias que se siguen, señaló que aún no tiene datos al respecto y dijo que no especulará sobre el asunto. En una nota publicada en la edición 1901 de la revista Proceso, que circula esta semana, la confirmación de que cuatro sicarios se prepararon para ejecutar a uno de los hermanos Monreal, hicieron al diputado federal remitirse a la Colombia de los ochenta: “El asesinato de políticos, porque ya estamos a ese nivel”. La madrugada del viernes 5, cuatro hombres fueron detenidos por agentes de la PGR; estaban hospedados en un hotel a pocos metros de las oficinas privadas de Ricardo Monreal, legislador de oposición conocido por la contundencia y solidez de sus denuncias contra los últimos tres gobiernos federales (dos del PAN y uno del PRI). De acuerdo con la nota publicada en el semanario, a sus oficinas suele acudir su hermano, el senador David Monreal, el otro objetivo del grupo de sicarios, según la PGR, instancia que junto con los equipos de inteligencia de la Secretaría de Gobernación descubrió el presunto plan para ejecutar a los dos legisladores, a quienes alertó del riesgo la noche del martes 2. En la entrevista con Proceso, Ricardo Monreal insistió en lo errático de la política anticrimen que se sigue y en la aplastante forma de ejercer el poder, imponiendo cambios al Legislativo. Cambios que, aseguró, ya generan enojo social. El exgobernador zacatecano, quien acusó al PRI de recurrir al dinero negro para encumbrar a Enrique Peña Nieto en la Presidencia, es uno de los responsables de que el Instituto Federal Electoral mantenga abierto el expediente de los gastos de campaña del actual presidente. En la entrevista cuestionó no sólo la errática estrategia contra el crimen organizado, sino también la forma de gobernar del priismo, que desde el Ejecutivo le ha impuesto al Legislativo reformas constitucionales. Algo que, aseguró, puede desembocar en una crisis de gobierno, en un enojo social que ya se siente y puede llevar a inevitables conflictos, como ya se ve en la ira del magisterio y la toma de carreteras. Es un momento difícil “porque los gobiernos dictatoriales lo primero que hacen es desprestigiar al Congreso. Lo deterioran porque es el único que puede ser contrapeso y equilibrio. Cuando no hay contrapesos, hay un solo poder”. Añadió: “Ser oposición en un país como México te hace vulnerable”. No obstante, descartó que el presunto intento de asesinato en contra suya y de su hermano sea un amago del gobierno para alinear y atemorizar a quienes lo cuestionan. “Fue real”, señaló aliviado por saberse vivo, y también reconoció la labor de inteligencia de la administración federal.

Comentarios