Con marchas y bloqueos, muestra fuerza policía comunitaria de Guerrero

lunes, 8 de abril de 2013
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Policías comunitarios adheridos a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) de diferentes poblados del municipio de Tixtla de Guerrero, armados y resguardados por integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) y normalistas,  irrumpieron en esta capital donde se manifestaron en la plaza central. La inusitada acción registrada en la capital política de la entidad, ocurrió un día después de que el Ejército y la policía estatal detuvieron a Nahúm Santos Bartolo, un profesor disidente y “comandante” de la Policía Comunitaria (PC), en el poblado de El Troncón, municipio de Tixtla. Santos Bartola fue consignado ante el Ministerio Público federal por el delito de portación de arma de fuego, una pistola calibre .9 milímetros. Nahúm Santos es profesor de la escuela primaria rural federal “Aquiles Serdán”, ubicada en el poblado de Ayahualulco, municipio de Chilapa de Álvarez. El profesor cetegista también se desempeña como segundo comandante de la PC en su comunidad de origen, El Troncón, municipio de Tixtla de Guerrero, en la región centro de la entidad. La detención del maestro se registró luego de que integrantes de esta organización armada que opera desde hace 18 años en la Montaña y Costa Chica, habían participado, por la mañana, en la asamblea de la CETEG, donde manifestaron su respaldo al movimiento magisterial y normalista, y se acordó constituir un movimiento popular que incluya la participación de organizaciones sociales en rechazo a las reformas planteadas por el gobierno federal. La toma de Chilpancingo Por la mañana un centenar de pobladores procedentes de cuatro comunidades de Tixtla, la mitad de ellos integrantes de la PC que portaban rifles, inició una marcha de la cabecera municipal a la ciudad de Chilpancingo para demandar la liberación de Santos Bartolo. Luego de varias horas, el dirigente fue liberado. A dos kilómetros de la entrada oriente de esta ciudad, cerca de dos mil integrantes de la CETEG y normalistas recibieron al contingente encabezado por medio centenar de civiles armados; bloquearon por espacio de una hora la transitada vía federal . Al lugar, arribó el director de Gobernación estatal, Moisés Alcaraz, junto con el profesor y comandante de la PC, Nahúm Santos Bartolo, quien fue liberado por la PGR, después de pagar una fianza de 15 mil pesos. El funcionario estatal intentó persuadir a los manifestantes para que no ingresaran a la capital portando armas, con el argumento de que Santos Bartola ya había sido liberado; mientras un centenar de soldados y policías estatales se mantenían apostados a un costado de la carretera en actitud amenazante. No obstante, los manifestantes decidieron continuar su marcha hacia la ciudad, ahora para exigir la liberación del profesor Mario Durán Torres, el único detenido durante el desalojo del viernes que fue consignado ante la PGR, quien es acusado por el Ministerio Público federal de haber lesionado a ocho policías federales, además de los delitos de motín, resistencia de particulares ante una autoridad federal y ataques a las vías de comunicación. De esta forma, policías comunitarios armados, cetegistas y normalistas ingresaron a la ciudad ante la mirada de policías estatales y soldados que simplemente no daban crédito a lo que estaba ocurriendo; y se dirigieron a la sede del Juzgado Séptimo de Distrito, en pleno centro de esta capital, donde el profesor Mario Durán rendía su declaración preparatoria. Sobre la emblemática calle 5 de Mayo, lugar donde se encuentra la sede del Poder Judicial de la Federación –a dos cuadras del zócalo– los manifestantes realizaron un mitin donde condenaron la detención del docente cetegista, por el hecho de protestar en contra de la reforma educativa; y reprocharon el hecho de que políticos presuntamente al servicio del narcotráfico actualmente ostentan cargos públicos y de representación popular, como el presidente del Congreso local, el diputado perredista Bernardo Ortega, quien nuevamente fue llamado “narcodiputado”. En el lugar, Vidulfo Rosales, abogado del organismo no gubernamental denominado Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”, informó que el juez federal redujo a 66 mil pesos la fianza de casi 130 mil pesos, que fijó la PGR en contra del profesor Mario Durán, debido a que los delitos que le imputan no son graves. También, la defensa del profesor cetegista denunció que durante la diligencia, el Ministerio Público federal solicitó al juez que le negara la fianza y que el docente inculpado fuera trasladado de la cárcel capitalina a un penal federal por considerarlo de “alta peligrosidad”, planteamiento que la autoridad judicial desechó por improcedente, dijo Rosales. Sobre este caso, el abogado refirió que el profesor puede salir libre bajo fianza en cuanto se deposite la caución solicitada por el juez federal. También, dijo que la situación jurídica de Mario Durán se definirá dentro de cinco días, fecha límite que tiene el juez para determinar si procede el auto de formal prisión o lo exhonera de los delitos que le imputa la PGR. Luego, el contingente de manifestantes se retiró del lugar y se dirigió a la plaza central Primer Congreso de Anáhuac, donde realizó un mitin que culminó casi a las 17:00 horas, y donde reiteró su rechazo a la reforma educativa y el resto de reformas que impulsa el gobierno federal. Previamente, funcionarios del ayuntamiento capitalino y trabajadores del gobierno estatal desalojaron los edificios públicos ubicados en el centro de esta ciudad, ante el temor que los manifestantes volvieran a arremeter lanzando huevos en contra de los inmuebles como lo hicieron este sábado durante una protesta donde destrozaron la sede estatal del PRD. No obstante, la manifestación, donde participaron por primera vez desde que comenzó el movimiento magisterial el 25 de febrero civiles armados de un grupo de autodefensa tolerado por la administración de Ángel Aguirre, se desarrolló en términos pacíficos y se anunció que este miércoles 10, se realizará una marcha en esta ciudad en rechazo a las reformas impulsadas por el gobierno federal y que han sido avaladas por la clase política del país, entre ellos, los representantes del PRD. Mientras tanto, en Querétaro, el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, llamó a la disidencia magisterial a lograr acuerdos sobre la reforma educativa en el marco de la ley. El arma más efectiva para el magisterio es la ley, dijo Chuyaffet, quien agregó que ésta no debe ser un obstáculo para lograr acuerdos “Las leyes deben ser lo suficientemente sabias para que lejos de ser instrumentos de obstrucción, sean eficaces medios de avance. Con los maestros de México, su arma más importante sigue siendo la ley. “Siguiendo la ruta determinada en el teatro de la república y después de grandes avances en materia de alfabetización y de descentralización educativa el constituyente permanente ha constituido que la educación que se brinde ha de ser de calidad estamos nuevamente ante un momento decisivo o mejoramos la educación o nos anclamos como país”, afirmó.

Comentarios