Crítica la Iglesia silencio y falta de energía de EPN ante violencia

lunes, 8 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En vísperas de la Conferencia del Episcopado, la Arquidiócesis de México criticó el “silencio” de Enrique Peña Nieto ante la “escalada de violencia criminal” en el país, y reprobó la falta de decisiones enérgicas para combatir el tráfico de armas. “En los primeros cuatro meses del nuevo gobierno, la escalada de violencia criminal no ha disminuido, lo único nuevo es el silencio oficial sobre el tema”, subrayó la jerarquía católica en el semanario Desde la fe. “Ignorar un problema sólo redunda en agravarlo más, como lo muestran los datos fríos de las estadísticas”, puntualizó en su editorial titulado “Desarme mundial, ¿y México?”. Sobre el tráfico ilegal de armas que van a parar a manos de la delincuencia organizada, señaló que es “cada vez más alarmante, ya que diariamente reciben un promedio de 700 armas nuevas, de las cuales en el sexenio anterior eran incautadas unas 90 cada día, mientras que el actual gobierno sólo logra interceptar unas 35 en promedio”. Añadió: “El mundo está tomando decisiones enérgicas para desarmarse, mientras que en nuestro país la situación se agrava ante un silencio cómplice, parecido al de aquellos que se abstienen para no comprometerse”. Los delincuentes, puntualizó, están mejor equipados que las policías municipales y estatales, y, en muchos casos, mejor que la Policía Federal, por lo que ha sido necesaria la intervención de las Fuerzas Armadas. La Iglesia católica avaló el programa impulsado por el Gobierno del Distrito Federal para desarmar a la población civil a cambio de computadoras y dinero, sin embargo, dijo, “no llega a la raíz del problema: los grupos criminales”. Además, no sólo criticó la falta de acciones de Peña Nieto para frenar la escalada de violencia criminal” en México, también calificó de “tibias e insuficientes” las propuestas del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, “para limitar la venta indiscriminada de armas en su territorio nacional ante las continuas masacres que se han dado a manos de enfermos mentales o jóvenes irresponsables”. Las víctimas del mercado criminal de armas, agregó, suelen ser siempre personas totalmente inocentes, desde niños indefensos, hasta hombres y mujeres con trabajos honestos. El pasado lunes 1, el diario La Jornada dio a conocer que en los primeros cuatro meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto han sido ejecutadas al menos 2 mil 821 personas en hechos vinculados con el crimen organizado, de las cuales 562 fueron asesinadas en  marzo, según datos proporcionados por funcionarios federales que participan en el gabinete de Seguridad Nacional, y otros más obtenidos mediante registros periodísticos.

Comentarios