En EU desmantelan red de narcos mexicanos que distribuía metanfetaminas

lunes, 8 de abril de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- Una investigación que duró ocho meses permitió a las autoridades estadunidenses desmantelar una red de narcotraficantes mexicanos que abastecía metanfetaminas en Tulsa, Oklahoma. El director del Buró Antinarcóticos de Oklahoma, Farell Weaver, informó que en el operativo, realizado el pasado viernes 5, fueron detenidas 21 personas, aunque el número podría crecer porque se libraron 47 órdenes de aprehensión más y faltan por concretarse tres órdenes de cateo. Desde el año pasado, refirió el funcionario estadunidense, un grupo multiagencias comenzó a investigar quién estaba detrás de la red de narcotráfico que opera en Tulsa y que, además, ha distribuido cantidades importantes de la droga conocida como hielo entre narcomenudistas del área. Por su parte, un vocero del mismo buró agregó que, en primer lugar, se ubicó a objetivos con ligas con un cártel mexicano que abastecía metanfetaminas desde hace cuatro años desde México. En julio del año pasado, agentes antinarcóticos estadunidenses detuvieron a 17 sospechosos y obtuvieron órdenes de arresto contra 21 personas más para desmantelar una red de tráfico de metanfetaminas operada por mexicanos en Oklahoma. Decenas de agentes federales y estatales realizaron cateos en varias comunidades del centro de Oklahoma, luego de concluir una investigación encubierta que duró alrededor de un año. “Hemos desactivado una operación de contrabando de metanfetaminas que comenzaba en México y se extendía hasta Oklahoma y otras partes de Estados Unidos”, señaló en esa ocasión Marlon Miller, subdirector de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) en Dallas. Por su parte, el vocero de la oficina de Narcóticos de Oklahoma, Mark Woodward, comentó que durante el verano de 2011 se identificó a un grupo de personas que transportaban cantidades importantes de metanfetamina producida en México y era distribuida en el centro del estado. Agregó que los envíos eran de hasta cinco kilogramos a la semana, por lo que “esta red se considera un importante proveedor” del estupefaciente en todo el centro de Oklahoma. Durante la investigación, los agentes se enfocaron en identificar a los sospechosos relacionados con la red de distribución, que se presume acarreaba la droga en cargamentos que eran divididos en Oklahoma y colocados en cantidades pequeñas en las comunidades de Norman, Edmond, Anadarko, Watonga y la ciudad de Oklahoma.

Comentarios