Ante crisis política y de seguridad, busca PAN desaparecer poderes en Michoacán

martes, 14 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La situación imperante en Michoacán, que tiene diversos frentes abiertos con los conflictos magisterial, de las escuelas normales, los guardias comunitarios y el crimen organizado, llegó hasta el Senado, donde el grupo parlamentario del PAN dio a conocer que propondrá a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión un punto de acuerdo para analizar la eventual desaparición de poderes en la entidad. La propuesta de los legisladores Luisa María Calderón, Salvador Vega Casillas y Roberto Gil Zuarth se basa en un diagnóstico de la situación política y de seguridad en el estado, a raíz de la ausencia del gobernador Fausto Vallejo, quien solicitó licencia por 90 días a causa de una enfermedad. De acuerdo con el senador Jorge Luis Preciado Rodríguez, también panista, en gran parte de los 113 municipios de Michoacán, en particular en los de Tierra Caliente, hay una crisis de inseguridad. Ahí, dijo, la delincuencia y el crimen organizado controlan el ingreso y la salida de personas y alimentos. “Se deben analizar todas las opciones para Michoacán, y una de ellas es que el Congreso de la Unión solicite la desaparición de poderes en el estado. “Yo pienso que la Federación debe actuar con más energía, porque la gente ya no puede salir ni entrar en algunos municipios, sobre todo de Tierra Caliente. A muchos pueblos los van a matar de hambre, pues ni siquiera pueden entrar o salir vehículos con alimentos si no es con el permiso de los grupos delictivos”, acusó Preciado Rodríguez. Según el panista, el estado vive una crisis de inseguridad, pero también una crisis política. “Eso es lo que hemos estado analizando con algunos senadores del PAN. Se ha discutido que en caso de que el gobernador (Fausto Vallejo) no regrese, habría que llamar a nuevas elecciones o bien optar por temas como la desaparición de poderes, que sólo puede ordenar el Congreso de la Unión”, subrayó. El también presidente de la Primera Comisión de la Comisión Permanente del Congreso señaló que otra de las opciones que se propondrán es que el Ejército asuma el control de la seguridad en el estado, como ocurrió en su momento en Ciudad Juárez, Chihuahua, porque las autoridades estatales, subrayó, “están rebasadas”. Continúa el caos La propuesta panista de declarar la desaparición de poderes en Michoacán se da un día después de que el gobernador interino, Jesús Reyna García, ofreció un balance de la situación en el estado y  reconoció que la inseguridad se ha incrementado en los últimos meses, en particular en Morelia. El pasado lunes 13, Reyna García minimizó el surgimiento cotidiano de guardias comunitarias, llamó los maestros a terminar con el paro de actividades y anunció mano dura contra los normalistas que hasta hoy mantienen en su poder 60 unidades de transporte. Pese a los llamados oficiales, la situación en el estado cambió poco. El alcalde de Los Reyes, José Antonio Salas Valencia, confirmó este martes la presencia de un grupo de autodefensa en el municipio, aunque su presencia fue breve. En tanto, estudiantes normalistas retuvieron 10 autobuses y camiones de carga en la región de Zamora, con lo que suman ya 60  vehículos en su poder. También realizaron un bloqueo en la autopista siglo 21, a la altura de la caseta de cobro de Zirahuén, y se manifestaron afuera del Congreso local, donde autoridades de gobierno estregaron la presea al mérito docente. Como un “gesto de buena voluntad” para retomar las negociaciones con el gobierno michoacano, los normalistas liberaron a uno de los policías que mantenían retenido desde el pasado domingo 5. En un primer momento el policía fue trasladado al Hospital Integral de Cherán para ser atendido de un cuadro agudo de gastritis. Minutos después arribaron al lugar seis elementos fuertemente armados, quienes se llevaron al uniformado hacia Paracho. Otros cuatro efectivos de las policías Estatal y Ministerial continúan sin poder salir de Turícuaro bajo el resguardo de estudiantes normalistas que amenazaron con retirarles los servicios básicos, como agua y comida, si no hay diálogo con las autoridades y éstas no resuelven su problemática.

Comentarios