OCDE obsequia receta de prosperidad a México: IVA a medicinas y alimentos

jueves, 16 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a que la economía mexicana es considerada una de las más estables en medio de las crisis financiera que azota a varios países del mundo, la Organización para el Desarrollo Económico (OCDE, por sus siglas en inglés) le recetó una serie de recomendaciones para dejar el crecimiento “mediocre” y garantizar el bienestar de la población. De entrada, el economista en jefe de la OCDE, Pier Carlo Padoan, señaló que “México no tiene tiempo que perder para poder aumentar el estándar de vida de todos los mexicanos, se requieren de muchas reformas y el crecimiento económico ha sido lento e insuficientemente para realmente reducir la pobreza”. En videoconferencia desde París, Francia, Padoan planteó una reforma fiscal que reduzca la dependencia de las finanzas públicas del petróleo, disminuir el subsidio a las gasolinas y a otros combustibles fósiles de manera más agresiva, así como eliminar la tasa cero del impuesto al valor agregado aplicado a alimentos y medicinas. En esta materia, el organismo dirigido por José Ángel Gurría reconoció que si se quitaran todas las exenciones en materia de IVA sí se dañaría a la población pobre. Sin embargo, muchas de ellas van dirigidas a grupos de poder adquisitivo más alto. De hecho, el economista en jefe de la OCDE adelantó que si se realizan estos cambios “veremos una reubicación de esas ganancias, porque los programas antipobreza pudieran verse favorecidos o que los recursos que se recaben a través del sistema fiscal sean puestos en esas políticas”. Al respecto, el estudio explica que el sistema fiscal de México se fundamenta en una base impositiva muy estrecha, con ingresos fiscales bajos en relación con muchos otros países, a pesar de que las tasas impositivas legales no son menores que en otros países de la OCDE. Lo anterior se explica por el predominio de exenciones y regímenes especiales en los sistemas de impuesto sobre la renta a las empresas y a las personas físicas, así como en el Impuesto al Valor Agregado (IVA), que representan aproximadamente 3.1% del Producto Interno Bruto (PIB), o alrededor de 16% de los ingresos públicos reales. Además, la evasión fiscal es considerable, a pesar del reciente fortalecimiento de la administración tributaria. “Estimamos que debe considerarse eliminar el impuesto de tasa cero, lo cual no quiere decir que se aplique un porcentaje impositivo (mayor), tiene que ser el mismo que se aplica para otros productos”, aseguró el economista en jefe de la OCDE. Sobre el incremento gradual de las gasolinas, que se aplica cada mes, el organismo internacional consideró “un paso importante para cerrar la brecha en los precios de los combustibles entre México y Estados Unidos”. No obstante, agregó, los precios actuales implican un importante subsidio implícito que se eliminará gradualmente a menos que los precios internacionales bajen. De acuerdo a la OCDE, el subsidio a las gasolinas beneficia a las clases adineradas del país, quienes dedican una mayor parte de su gasto a transporte. “Los subsidios a los combustibles fósiles (incluyendo gasolina y electricidad) representaron en promedio 1.7% del PIB durante el periodo 2006-2012, lo que estimuló el uso ineficiente y excesivo de energía que repercutió en las finanzas públicas, beneficiando desproporcionadamente a los grupos más ricos de la población”, explicó el reporte publicado en Francia. Hasta el presente mes, el litro de la gasolina Magna, la más utilizada por los vehículos que circulan por el país, se comercializa en 11.36 pesos; la gasolina Premium, considerada de mayor calidad por su elevado octanaje, se acerca ya a los 12 pesos, con 11.92 el litro; en tanto que el diesel tiene un costo de 11.72 pesos. El desliz mensual de las gasolinas es una política iniciada desde el gobierno de Felipe Calderón y seguida por la actual administración. La OCDE recomendó al gobierno de Enrique Peña Nieto llevar más lejos la reforma energética de 2008 y aprobar una enmienda constitucional que permita compartir los riesgos y beneficios con el sector privado. “Estas reformas deben llevarse más lejos, incluso a través de una enmienda constitucional que permita compartir los riesgos y los beneficios con el sector privado. Un entorno más competitivo para Pemex podría generar incentivos de mercado adecuados para mejorar su eficiencia, aunque también se debería ampliar la regulación para incluir la supervisión de los nuevos participantes”, diagnosticó el organismo económico. Con lo anterior, según la OCDE, se canalizarían más recursos destinados al gasto social. “La capacidad de los programas sociales para llegar a las personas pobres se ha ampliado, con progresos en la reducción de la pobreza y la desigualdad, en especial durante el periodo comprendido entre mediados de la década de 1990 y mediados de la década de 2000”, mencionó. Lo cierto es que quienes viven en condiciones de pobreza son quienes resienten más cada recesión económica, la equivocada dirección de los subsidios y las crisis financieras, concluyó la OCDE: “Sin embargo, con la crisis financiera, la pobreza ha aumentado una vez más, mostrando la vulnerabilidad de los hogares de bajos ingresos a las crisis económicas”.

Comentarios