Autodefensas de Tierra Caliente ceden retenes, pero no armas

jueves, 23 de mayo de 2013 · 20:23
COALCOMÁN, Mich., (apro).- Las policías comunitarias de los tres municipios de Tierra Caliente cedieron sus retenes al Ejército y a la Policía Federal (PF): efectivos de amas corporaciones realizaron labores de seguridad y recorridos por la carretera que comunica con Apatzingán. Sin embargo, los grupos de autodefensa de Coalcomán, Tepacaltepec y Buenavista no entregaron sus armas y se mantienen en alerta frente a cualquier reacción del cartel de Los Caballeros Templarios. El gobierno federal proyecta poner en marcha un programa de desarme entre la población civil de esta zona, pero algunos habitantes manifestaron su rechazo pues, dijeron, "si las entregamos nos matan" las bandas de narcotraficantes. Desde que los militares comenzaron a llegar en una campaña permanente de seguridad el domingo pasado, no ha habido detenciones de elementos del crimen organizado. Ese hecho ha provocado la desconfianza de la gente, ya que mientras se intenta desarmar a la policía comunitaria, siguen libres los sicarios del cártel de los Caballeros Templarios. "No podemos dejar las armas, si lo hacemos van a venir a matarnos a nosotros y nuestras familias", dijo un funcionario del ayuntamiento de este lugar colindante con Jalisco y Colima. Hasta el momento, el gobierno estatal ha informado la llegada de 5 mil soldados a Michoacán. La idea que los mandos militares han expuesto en reuniones con la población y funcionarios de los tres municipios de Tierra Caliente que tienen grupos de autodefensa es que dejen completamente las armas de alto poder y ya no se hagan presentes en los retenes colocados sobre la carretera que comunica con Apatzingán. Por su parte, algunos pobladores han planteado la participación directa de la policía comunitaria en los operativos de captura de los miembros del crimen organizado que se mantienen agazapados en las poblaciones aledañas a la cabecera municipal. En el recorrido realizado este jueves se pudo comprobar que los comunitarios ya no están en los puestos de revisión. En su lugar se encuentran soldados que revisan los autos y anotan los nombres de los tripulantes preguntando de dónde vienen y hacia dónde se dirigen. Los alcaldes de Buenavista y Tepacaltepec intentaron regresar a las instalaciones que abandonaron desde hace unos días, pero los habitantes rechazaron su reintegración acusándolos de estar del lado de los grupos delincuenciales. En Buenavista, donde el miércoles anterior fueron retenidos 25 militares y el general Sergio Arturo García Aragón, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) comenzó el reparto de despensas con la intención de apaciguar los ánimos de la población. A pesar de ello, los grupos de autodefensa mantuvieron sus funciones de vigilancia y seguridad, sobre todo porque denunciaron que mientras ellos retenían a los militares para rescatar a cuatro de sus compañeros detenidos, por otro camino que lleva a Pueblo Viejo intentaron ingresar tres camionetas con sicarios armados, quienes fueron repelidos a balazos de escopeta de los comunitarios que se quedaron de guardia. A cinco días del levantamiento popular, la situación sigue siendo tensa en los tres municipios, en los que poco a poco comienza a reestablecerse el abastecimiento de gasolina y algunos productos alimenticios.