Surge #LadyCelaya; ebria, atropella a un hombre y busca apoyo del "mero chingón"

viernes, 24 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Un nuevo caso de influyentismo y prepotencia dio vida hoy a una nueva “lady”, cuyo video circula en redes sociales. Se trata de la “#LadyCelaya”, una abogada de esa ciudad guanajuatense quien, borracha, atropelló a una persona e intentó huir. Policías municipales la detuvieron metros adelante y al descender de su camioneta, apenas pudo articular palabra. Dijo a los policías que es abogada y que trabaja en los juzgados civiles. Al preguntarle si estaba consciente de que había atropellado a una persona metros atrás, sólo atinó a sacar su celular y pedirle a su acompañante que llamara a “Amaro”. —¿Quién es Amaro? —, le preguntó uno de los policías. —Amaro, el mero chingón de aquí de Celaya. La abogada se refería a Armando Amaro Vallejo, subprocurador de Justicia del estado. La #LadyCelaya se sumó a así la lista de mujeres que saltan a la fama por su conducta prepotente o por pretender usar sus influencias para escapar a la acción de la justicia. El sobrenombre de las “ladys” surgió en agosto de 2011, cuando la exparticipante de Bigbrother Azalea Ojeda Díaz y la modelo María Vanesa Polo Cajica, ganadora de Nuestra Belleza Puebla 2004, agredieron en Polanco —en aparente estado de ebriedad— a policías que las detuvieron en el alcoholímetro. A ellas siguieron la “lady” de Las Lomas, que en febrero de 2012 y también en estado de ebriedad insultó a los trabajadores de un bar porque no encontraba su cartera. El pasado 26 de abril salió a la luz pública el escándalo de la “#LadyProfeco” que le costó el cargo a Humberto Benítez como titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), luego de que su hija Andrea usara sus influencias para mandar cerrar un restaurante de la colonia Roma porque no le asignaron la mesa que quería. El 9 de mayo, entonces, surgió la “#LadydelaRoma” quien fue a parar a la cárcel por el delito de homicidio culposo tras atropellar a una mujer cuando conducía un Porsche, en estado de ebriedad.

Comentarios