Conjuran huelga en Aeroméxico; sindicato acepta 4.7% de aumento salarial

sábado, 1 de junio de 2013
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- A la 1:24 horas de este sábado, la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) decidió por votación mayoritaria, en asamblea extraordinaria, conjurar la huelga en Aeroméxico. Ese fue el regalo de cumpleaños para el líder sindical Ricardo del Valle; al finalizar la asamblea y antes de que acudiera a la STSP a firmar el acuerdo, un grupo de sobrecargos le cantó 'Las Mañanitas'. Y aceptó la propuesta de la empresa para aumentar en 4.7% salarial, 1.5% en prestaciones y logró que se suspendiera de manera indefinida el conflicto colectivo de naturaleza económica al que los sometió la empresa y crear una comisión bilateral para discutir la aprobación del contrato B, que elimina prestaciones a los sobrecargos de nuevo ingreso. Durante cinco horas, los sobrecargos discutieron la propuesta de la empresa y la aprobaron sin que se diera a conocer los votos a favor, en contra, ni las abstenciones. En conferencia de prensa, el secretario general de ASSA, Ricardo del Valle, anunció lo anterior y calificó como un logro esta negociación. "Afortunadamente se ha llegado a una conclusión por acuerdo de asamblea, en donde se conjura nuestro movimiento de huelga. La fuerza del sindicato impulsó que la empresa Aeroméxico otorgara las prestaciones", indicó. Agregó que consiguieron, además, 1.5% de aumento en productividad, 1.1% de pago único a la organización sindical y se aumenta la edad para aceptar a personal de nuevo ingreso de 32 a 37 años. "El contrato B no fue aceptado. La empresa insistía en que era una necesidad primordial. Sin embargo, eso se logró romper, la empresa no quería otorgarnos nada si no aceptábamos el contrato B, pero quedó desactivado, lo que sí quedó acordado fue que una comisión bilateral se siente a negociar y revisar esas condiciones y en todo caso, serán los compañeros quienes definan un contrato B o no mediante el procedimiento estatutario. Está acordado que se revise en 30 días", señaló del Valle. La asamblea extraordinaria estaba programada para las 17:00 horas, pero se declaró en receso en tres ocasiones. Fue alrededor de las 23:00 horas cuando Del Valle llegó a la sede sindical. Leyó ante la asamblea la propuesta final de la empresa para que fuera sometida a votación. El emplazamiento era, en ese momento, para las 0:00 horas. La comisión de huelga ya se había adelantado a la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) Benito Juárez con las banderas rojinegras. Luego, Del Valle leyó el escrito firmado por el secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida, donde se comprometía a suspender de manera indefinida el conflicto colectivo de naturaleza económica y luego la cláusula de negociación del apartado B. En la asamblea se dijo que había sido aprobado por el presidente Enrique Peña Nieto. El 7 de junio se cumplía el plazo del conflicto económico y siete días después la autoridad debía resolver en definitiva. Comenzó la discusión entre los que estaban a favor de la huelga y entre aquellos sobrecargos con una antigüedad de hasta 20 años y los recientes, extrabajadores de Mexicana de Aviación principalmente, a quienes la empresa les hizo firmar un contrato por tres años, por lo que al ser recontratados tendrían que ceñirse al contrato B. La preocupación era por el contenido de dicho contrato que reducía las prestaciones para los sobrecargos de nuevo ingreso y su salario en un 60%, y la mayoría gana actualmente 10 mil pesos mensuales, en promedio. La plantilla laboral actual es de mil 380 trabajadores. Quince minutos antes de la medianoche la asamblea votó una prórroga de dos horas para decidir. Avisaron a la STPS y siguieron discutiendo. Lo que no entendían los sobrecargos es que la propuesta de la empresa no era negociable: la aceptaban o no. "Dejamos a la empresa contra la pared. No está aceptado el contrato B bajo ninguna circunstancia. Aquí lo que está a discusión es si se acepta o no la propuesta de la empresa", destacó Del Valle en la asamblea. El único punto que quedó pendiente fue el asunto del Fideicomiso F605 que fondea a 19 jubilados de Mexicana de Aviación. No quisieron alcanzar un acuerdo al respecto. Del Valle agradeció el apoyo de los líderes sindicales de Telefonistas, Francisco Hernández Juárez, quienes les brindarán asesoría para los convenios de productividad y del de la UNAM, Agustín a Rodríguez Fuentes, dirigentes colegiados de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) a la que también pertenece ASSA.

Comentarios