Aprueba Senado de EU enmienda a la seguridad fronteriza

miércoles, 26 de junio de 2013
WASHINGTON (apro).- Con 69 votos a favor y 29 en contra, el Senado estadunidense aprobó hoy fortalecer la vigilancia de la frontera con México como un paso decisivo para regularizar el estatus de residencia y laboral de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados. El pleno del Senado aprobó así que, antes de regularizar el estatus de los indocumentados, se duplique el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, se construyan muros de contención, se empleen aviones a control remoto para la vigilancia y se utilice lo último en tecnología de rastreo para contener el flujo de indocumentados desde México al territorio estadunidense. La enmienda de la seguridad fronteriza establece el despliegue de unos 40 mil agentes en la frontera con México, la construcción de mil 126 kilómetros de muro, el empleo de unos 18 drones, aparte de tecnología para detectar la entrada de indocumentados, así como el rastreo biométrico para detectar a quienes ingresen legalmente a la Unión Americana pero que hayan rebasado el tiempo de estancia autorizado en su visa. La enmienda 1183, creada y patrocinada por los senadores republicanos John Hoeven, de Dakota del Norte, y Robert Corker, de Tennessee, es técnicamente un mecanismo para “sellar” la frontera con México. La enmienda Hoeve-Corker busca calmar los ánimos del sector más conservador de su partido y lograr que en el Senado la reforma migratoria pueda conseguir al menos 70 votos a favor. Luego de ello, Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, abrió el debate para proceder con la votación del proyecto de ley de la reforma migratoria, razón por la que se prevé que este jueves o viernes se alcance una determinación final, justo antes de que inicie el receso legislativo por el Día de la Independencia, el próximo 4 de julio. El mecanismo 1183 prevé, además, que se pongan en marcha varios tipos de verificación electrónicos, así como sistemas de reconocimientos biométricos, para la entrada y salida de Estados Unidos de extranjeros, tanto para quienes cuentan con tarjeta de residencia permanente como para los visados de cualquier categoría. Entre otras de las exigencias destaca el empleo de lo más avanzado en tecnología, como los 18 aviones de vigilancia a control remoto, sensores y cámaras de largo alcance. No obstante, la reforma busca regularizar el estatus de residencia y laboral de unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, pero para ello los potenciales beneficiados deberán esperar un proceso de por lo menos 10 años para obtener la residencia permanente. Asimismo, deberán carecer de antecedentes penales, hablar inglés y pagar multas por impuestos rezagados, por violar las leyes de inmigración y cubrir los gastos de procedimiento en cada caso. Según estimaciones de los legisladores federales, el proyecto de ley de reforma migratoria integral podría ser sometido a votación en la Cámara de Representantes el próximo mes de septiembre.

Comentarios