La Bestia deja otro muerto; investigan la CNDH y la PGJ de Veracruz

jueves, 18 de julio de 2013
XALAPA, Ver. (apro).- La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) investigan la agresión que sufrieron el pasado miércoles migrantes centroamericanos que viajaban a bordo del tren de carga conocido como La Bestia en su paso por esta entidad y que dejó un saldo de una persona muerta y otra herida. La fiscalía auxiliar de migrantes destacó que cuerpos de auxilio reportaron que en la congregación de Popotla, en Moloacán, un migrante falleció en un enfrentamiento y otro resultó herido al ser golpeado y saltar del tren en movimiento. “Al lugar acudieron cuerpos de auxilio y autoridades ministeriales, quienes dieron fe de los hechos e iniciaron las diligencias de ley. El herido fue trasladado a un hospital de Coatzacoalcos para ser atendido”, se consigna en un comunicado. Luego de conocerse los hechos, la coordinación regional de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) inició una averiguación previa para determinar las causas del incidente. Antonio Vázquez Castañón, coordinador de la Oficina Regional de la CNDH dijo que “ya se inició una averiguación previa para determinar cómo sucedieron los hechos. Habrá que contactar a las familias para que den los datos precisos de ambas víctimas, pues entre más rápido sean localizados, más ágil será la investigación”. Rubén Figueroa, integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano, confirmó en entrevista que la agresión a varios migrantes en Moloacan se desencadenó luego que éstos se negaron a pagar la “cuota” que el crimen organizado exige en el sur de la entidad. El hondureño que perdió la vida habría sido atacado a balazos, mientras el otro migrante sólo fue golpeado y tiene varias contusiones, luego de saltar desde el ferrocarril. Moloacan es un municipio cercano a Las Choapas, Coatzacoalcos y Cosoleacaque, regiones donde es frecuente la extorsión, asaltos y secuestros de indocumentados centroamericanos. Apenas el 1 de mayo pasado, un grupo armado de 20 personas tomó por asalto el tren de carga, donde viajaban más de 200 centroamericanos. Decenas de ellos fueron arrojados desde el ferrocarril en movimiento. El incidente ocurrió en la congregación de Las Barrancas, en Cosoleacaque. Pese a que tres días después el gobierno estatal puso en marcha un protocolo de seguridad con el apoyo del Ejército y la Marina, para proteger a los migrantes en su trayecto por suelo veracruzano, el operativo no ha servido de mucho.

Comentarios