Muere estudiante mexicana en accidente de tren en España

jueves, 25 de julio de 2013
MADRID (proceso.com.mx).- La estudiante mexicana Yolanda Delfín Ortega, de 22 años de edad, murió en el accidente del tren de alta velocidad Alvia, que se descarriló a tres kilómetros del casco urbano de Santiago de Compostela, en Galicia, informaron fuentes próximas a la familia. Yolanda es una de las 80 víctimas mortales de este accidente, donde las autoridades reportan 145 heridos, 36 de gravedad, cuatro de ellos menores de edad. La embajada de México en Madrid confirmó la muerte de “una connacional mexicana” luego de ser informados por oficiales de la autoridad judicial española. La familia de la connacional fue notificada del deceso por personal de la Cancillería mexicana y volará a Galicia para recoger los restos de la mexicana. Yolanda Delfín Ortega se encontraba desaparecida después que su novio, Luis Ledesma, diera la voz de alarma a través de su cuenta de Twitter, enviando un mensaje pidiendo apoyo para localizarla, porque no tenía noticias de ella. El novio de la joven veracruzana dijo a la radio española Cadena Ser que cinco minutos antes del accidente tuvo la última comunicación con Yolanda, vía Facebook. Ella le dijo que estaban a punto de llegar a Santiago de Compostela y prometió conectarse llegando a su casa, pero desde entonces nada se sabe de ella. Yolanda Delfín estudiaba Derecho y se encontraba de intercambio en la Universidad de Santiago de Compostela. En una semana más regresaría a México. Había viajado a Madrid con su compañera de habitación y su familia, para pasar unos días. Ayer miércoles regresó sola a Santiago de Compostela. Su amiga se movilizó para tratar de obtener información en los servicios de emergencia. Alrededor de las 15:30 horas, personal de la embajada de México en Madrid anunciaba que oficialmente no tenían ninguna información oficial sobre mexicanos muertos o heridos, pero momentos después se confirmó la muerte de la connacional. Tras una larga noche de rescate de cuerpos y la atención hospitalaria de los heridos, el balance de muertos era de 77. Durante las siguientes horas el número se elevó a 80. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, visitó en la mañana el sitio del siniestro y hospitales, y conoció de primera mano los avances de los trabajos de identificación de las víctimas. Al comparecer ante los medios, anunció que se han abierto dos investigaciones paralelas sobre el trágico accidente y anunció la firma de un decreto de luto de tres días en toda España. El tren Alvia, de alta velocidad, presumiblemente entró en una curva pronunciada, a tan sólo tres kilómetro de la ciudad, con exceso de velocidad, según las primeras hipótesis. Las televisoras españolas difundieron las primeras imágenes del momento del descarrilamiento, tomadas de una cámara de seguridad de la empresa Adif, que gestiona la red de vías férreas. Los medios españoles también adelantaron detalles de las comunicaciones de uno de los tripulantes con la central de la compañía de trenes RENFE, que informó que viajaba a 190 kilómetros por hora. El director de RENFE, Julio Gómez, aseguró que los protocolos señalan que el tren debió disminuir la velocidad hasta los 80 kilómetros por hora para poder entrar en esa curva. El rey Juan Carlos emitió un comunicado manifestando su pesar por la tragedia.    

Comentarios