Encuentran 250 peces en estado de descomposición en una playa veracruzana

domingo, 28 de julio de 2013
XALAPA, Ver. (proceso.com.mx).- Alrededor de 250 peces de la especie jurel amanecieron sin vida esta mañana en las playas de Antón Lizardo, en Alvarado. Los peces arribaron a estas playas, ubicadas a unos cuantos metros de la Escuela Naval Militar de la Secretaría de Marina, en estado de descomposición, desatando el morbo entre turistas y pescadores de la zona. Sobre el banco de peces atracado en la playa se observaba una parvada de zopilotes peleando la “carroña” de esta especie marina que es codiciada entre el gremio pesquero. En las pacíficas aguas del Golfo de México, los peces jurel podían ser observados flotando sin vida, a la espera de ser arrastrados a tierra firme por el oleaje. Debido a que los peces arribaron a una zona de palapas con alta afluencia turística, integrantes de la Federación de Pescadores de Veracruz y palaperos de la zona se dieron a la tarea de levantar rápidamente los restos para enterrarlos en un agujero sobre la misma playa y así evitar olores fétidos. Este hallazgo de fauna marina es el cuarto en menos de un mes sobre la zona costera de Veracruz; hace una semana alrededor de 200 mantarrayas aparecieron muertas en playas de Chachalacas en el municipio de Úrsulo Galván. Hace 15 días, una ballena juvenil apareció sin vida en las playas del puerto de Veracruz; en la zona costera norte del estado se ha dado el hallazgo de delfines muertos en playas veracruzanas, en el municipio de Boca del Río; además, tortugas lora han aparecido sin vida en Boca del Río. Los pescadores de Veracruz y de Chachalacas culpan a la plataforma sumergible de Petróleos Mexicanos (Pemex), donde se hacen trabajos de exploración en el Golfo de México en busca de hidrocarburos en aguas profundas. Para ello –relatan pescadores–, empleados y empresas de Pemex realizan implosiones en aguas profundas, situación que podría haber ocasionado la mortandad de varias especies por contaminación, pero también por “desorientación”, derivado de las radiaciones y vibraciones que produce la paraestatal en sus trabajos de exploración y perforación. El presidente de la Federación, Bernardo Hernández Guzmán, se quejó de que por la mortandad de peces hallados este domingo varios turistas optaron por marcharse debido a los malos aromas que emanaban de la playa.

Comentarios