Acribillan a mando policiaco en Michoacán

lunes, 29 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- A menos de 24 horas del asesinato del vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet y de su escolta, el segundo maestre Ricardo Fernando Hernández, el crimen organizado cobró la vida de otro mando policial: José Manuel Reyes Rosales, comandante de Seguridad Pública de Lázaro Cárdenas. De acuerdo con reportes de la Subprocuraduría Regional de Justicia de ese municipio, el cuerpo del comandante fue hallado alrededor de las 8:30 horas de este lunes a la orilla del Río Balsas, a un costado de la carretera que conecta Lázaro Cárdenas con la autopista Siglo 21. Reyes Rosales, quien recibió dos impactos de bala –uno en el mentón y otro en la frente, ambos del lado izquierdo–, fue identificado después de que las autoridades hallaron en sus ropas una credencial de elector. A unos cinco metros del cadáver fue localizada una camioneta Jeep Grand Cherokee negra, con placas de circulación de Michoacán, que quedó asegurada como parte de las investigaciones. Los hechos ocurrieron apenas unas horas después del asesinato del vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet en un camino vecinal de la ranchería La Noria, municipio de Churintzio, zona donde se realiza un operativo contra el crimen organizado El comandante destacamentado en la Octava Zona Naval en Puerto Vallarta, Jalisco, viajaba con su escolta, su esposa Rosa María Aguirre y su chofer. Los dos últimos resultaron lesionados. Tras cometer el ataque, los agresores escaparon a bordo de tres camionetas. Militares y elementos policiacos de los tres niveles de gobierno se movilizaron para resguardar el área donde ocurrió la emboscada y emprendieron la búsqueda de los agresores. Tres sujetos presuntamente implicados en el ataque fueron detenidos y trasladados a esta ciudad, según fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR). Por el ataque contra el vicealmirante se abrió una averiguación previa por los delitos de homicidio, lesiones, violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, entre otros. Aunque el presidente Enrique Peña Nieto envió a 8 mil efectivos de la Policía Federal (PF) y el Ejército, Michoacán es presa de grupos del crimen organizado como Los Caballeros Templarios y La Familia Michoacana. La semana pasada la violencia llegó a su clímax en la entidad, donde se registraron 42 ejecuciones en municipios de la sierra, la Costa y Tierra Caliente. En sólo dos días la violencia cobró 29 vidas, entre ellas las de cuatro agentes de la PF en los municipios de Los Reyes, Arteaga, Lázaro Cárdenas, Aquila, Ciahuayana y Buenavista Tomatlán.

Comentarios