Suprime Congreso de Chiapas millonario fideicomiso de Sabines

lunes, 29 de julio de 2013
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Con el voto de la mayoría de los diputados locales, este lunes se declaró la extinción del fideicomiso del que echó mano el exgobernador Juan Sabines para comprar y financiar –y vender después a TV Azteca– el Club Jaguares, y que también sirvió para financiar otros eventos deportivos en el sexenio pasado. Sin transparentar nunca las reglas de operación del Fideicomiso para la Inversión y Administración para la Promoción y Desarrollo del Deporte Profesional y la Instrumentación de Programas y Proyectos Deportivos Especializados (Fideporte), en sesión extraordinaria el pleno de los diputados suprimió el fideicomiso. A fines del segundo año de su mandato, Sabines Guerrero propuso al Congreso la creación del Fideporte, el cual nunca tuvo reglas de operación. Sin embargo, ese fideicomiso no sólo serviría para comprar a Jaguares de Chiapas, también para promover peleas de box, carreras de autos, clavados y natación, así como la Copa Náutica en el Cañón del Sumidero y otros eventos. Seis meses después, en la cuenta pública de 2009, Sabines reportó un gasto ejercido de 187 millones 860 mil pesos. Y el 22 de abril del siguiente año, Sabines compró la totalidad de las acciones, es decir, el otro 49%, pues adquirió Showmex SA de CV, y para ello, el gobierno de Chiapas pagó 50 millones de pesos a Leonardo Castañón. Pero sólo 10 días duró la propiedad total del club de futbol Jaguares en manos del gobierno local, ya que el 18 de mayo de 2010 se firmó un contrato de compraventa por 289 millones de pesos. Este contrato lo signaron Jorge Cuesy Serrano, por el Indeporte, y Manelich Clemente Guerrero, administrador de Showmex y, como comprador, Javier Alberto Botello Reed, representante de Interticket SA, empresa de Nuevo León propiedad del Grupo Salinas. Aunque Sabines Guerrero siempre negó su parentesco, todo mundo sabía que Manelich Clemente Guerrero era su primo. Apro tuvo acceso al primer contrato de compra-venta por 289 millones de pesos; posteriormente conoció de otro contrato de compra-venta elaborado después pero firmado con la misma fecha del 18 de mayo del 2010, aunque por un monto de 154 millones 482 mil 567 pesos. En este segundo contrato ya no aparece la firma de Cuesy Serrano, quien murió el 20 de julio, dos meses después de la firma del contrato, pero sí figuraban las rúbricas de Botello Reed, de Interticket, como comprador, y Clemente Guerrero, de la paraestatal Showmex como vendedor. El supervisor de la transacción fue el entonces secretario de Hacienda de Sabines, Carlos Jair Jiménez Bolaños. No obstante, Apro no encontró en la cuenta pública de 2010 ingresos por los 289 millones de pesos ni por los 154 millones, aunque sí un gasto ejercido del Fideporte por 166 millones 185 mil pesos, 11.5% más que en 2009. Por cierto este contrato era más específico sobre vender los activos fijos y derechos deportivos. La transacción incluía 31 jugadores de primera división; 23 de la Sub-20; 24 de la Sub-17; cinco elementos del cuerpo técnico de las fuerzas básicas; 14 automóviles; un gimnasio con 56 sofisticados aparatos y accesorios, así como un equipo médico con 14 aparatos diversos. La venta incluía también televisores, impresos, equipo de oficina, mobiliario, los dominios en la web soyjaguar.com y jaguareschiapas.com.mx. Incluso, en comodato “gratuito” el estadio Víctor Manuel Reyna, derechos de transmisión y comercialización por 20 millones de pesos anuales, vallas rotativas y espacios publicitarios. También se traspasó una nómina de más de 25 trabajadores de mantenimiento y servicios, aparte de 13 del área de administrativos y mercadotecnia. Por ejemplo, el gerente del estadio Iram Cal y Mayor Franco y Manelich Clemente Guerrero, de Showmex, aparecían en nómina con ingresos de 60 mil pesos mensuales. Ahí se tasó el precio de cada jugador de Primera División; los más cotizados entonces fueron Danilo Veron, con 25.9 millones de pesos; Nery Cardozo, 25.1 millones, y Jackson Martínez, 20.8 millones, e Ignacio Fonte, con 10.4 millones de pesos. En julio de 2012, el Grupo Salinas, a través de Interticket, hizo otro jugoso negocio: Jaguares de Chiapas vendería al colombiano Jackson Martínez, de 25 años, en 11 millones de dólares al Porto de Portugal. Ahora Jackson Martínez permanecerá en el Porto hasta junio de 2016 y su cláusula de rescisión alcanza los 40 millones de euros (casi 50 millones de dólares). Pero la ganga no fue todo, pues paralelo a ese contrato de compra-venta se firmó un convenio por el que el gobierno de Chiapas traspasaría a Interticket unos 80 millones de pesos mensuales durante tres años, a partir del 18 de mayo de 2010. En el punto 5 del convenio se justificaba que el gasto sería “para promover al equipo y garantizar el acceso a las actividades deportivas recreativas y de asistencia social en la entidad”. En total, Fideporte entregaría a Interticket unos 240 millones de pesos.

Comentarios