Renuncian policías por violencia en zona norte de Guerrero

miércoles, 3 de julio de 2013
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La alcaldesa panista de Pilcaya, Sandra Velázquez Lara, reveló que el director de la policía municipal y dos uniformados más decidieron renunciar tras los hechos de violencia registrados en este municipio de la convulsionada zona norte de la entidad. Velázquez Lara reconoció que en las comunidades colindantes con el municipio de Tetipac operan grupos armados y pidió al gobierno estatal y federal que se mantenga el operativo conjunto donde participan soldados y policías porque las autoridades locales no tienen la capacidad de confrontar a la delincuencia. El miércoles pasado, un grupo armado atacó la sede del ayuntamiento provocando un enfrentamiento donde fueron abatidos dos agresores, entre ellos un sujeto identificado como Hilde Berrum, El Güero de Arcelia, presunto lugarteniente de Jonhy Olascoaga, El Pez, quien es señalado por el Ejército como jefe de la plaza de La Familia en la zona. En tanto que el lunes pasado, tres hombres fueron abatidos por el Ejército durante un enfrentamiento entre soldados y presuntos sicarios en las inmediaciones del poblado de Chichila, municipio de Pilcaya, donde los militares irrumpieron en este lugar en que estaba afincada una célula del grupo delictivo La Familia, indican reportes oficiales. En entrevista con Apro, la alcaldesa panista dijo desconocer a qué organización pertenecen los grupos delincuenciales que se encuentran afincados en su municipio. No obstante, señaló que, de acuerdo con el testimonio de pobladores, a estos grupos armados “se les ha visto” en las comunidades de Chichila, Amatitlán y Cuitlapa, una ruta de muy alta marginación que colinda con el municipio de Tetipac, indicó. “La ciudadanía comenta que hay cierto tipo de personas en algunas comunidades del municipio, pero no sabemos a qué grupo pertenecen”, expresó la alcaldesa de Pilcaya. También reveló que tras los hechos de violencia registrados en estos días en Pilcaya, el director de Seguridad Pública municipal y dos policías decidieron renunciar argumentando “motivos personales”. Velázquez Lara dijo que estas bajas no afectan porque la seguridad del municipio está a cargo de la Policía Preventiva Estatal y todavía siguen en activo 22 agentes municipales. La alcaldesa panista consideró que ante el grave problema de inseguridad y violencia que se vive en la zona norte de la entidad, ella ha hecho lo que le corresponde “institucionalmente”. “Di parte a las instancias que se encargan de esto”, indicó y rechazó cualquier nexo con la delincuencia o que se encuentra avasallada por la delincuencia como han sido exhibidos sus homólogos de PRI y PRD de la zona.

Comentarios